Advertisements
No te lo puedes perder

Subida a la Fortaleza de Chipude: un ascenso al más allá de los antiguos gomeros

La Fortaleza de Chipude es un macizo volcánico de perfil característico -con aspecto de gran altar- que los antiguos gomeros tuvieron por un lugar sagrado. Te propongo acceder a esas alturas, hacer una subida a la Fortaleza de Chipude, en una corta caminata de senderismo, y, si quieres, dormir a la sombra de este lugar, por muchas razones, mágico.

Los cronistas de la conquista de Canarias no se ponen de acuerdo sobre las deidades que honraban los antiguos gomeros. Para el cronista D’Azurara, sólo adoraban a un único dios. Para el ingeniero italiano Leonardo Torriani, los gomeros eran devotos de Hirguan, una especie de hombre velludo, probablemente un demonio con apariencia de macho cabrío.

Nos han llegado noticias también de que un adivino guanche -un tal Eiunche- propagó la idea de que en el Cielo había un supremo hacedor que él llamaba Orahán, que decía que era enemigo de Hirguán. El adivino contaba que tras aquel demonio vendría a La Gomera una serie de hombres que les indicarían a quién debían empezar a adorar a continuación.

Fortaleza de Chipude.

Esta historia -o leyenda- obliga a reflexionar sobre la identidad del adivino, que quiero pensar que tal vez fuera uno de aquellos misioneros cristianos que se dice que habitaron en La Gomera antes de la conquista definitiva de la isla por los europeos.

Si esta versión tiene alguna autenticidad, el misionero quién sabe si habría estado preparando, poniendo en antecedentes, a la población local ante la llegada de los europeos y entregando en la mano de los invasores los mecanismos de control de la población. No sé.

Sea como fuere, el adivino es una figura común en el pasado prehispánico de La Gomera como prueba la atribución, en otros documentos notariales posteriores, de papeles importantes para un adivino llamado Aguamuge y para su hijo, Miguán.

Otro dato que refuerza esta apreciación sobre la importancia adquirida por los adivinos gomeros en la sociedad tribal isleña se me antoja que es la toponimia -los nombres que señalan los lugares- donde se conservan denominaciones muy elocuentes como una que me parece sorprendente, la de Cuevas del Adivino.

Vista de la parte alta de la Fortaleza de Chipude.

La Fortaleza de Chipude

En el ámbito espiritual, destaca, como apuntaba, el papel que jugó la Fortaleza de Chipude, ya barruntada desde la publicación de los primeros estudios sobre el pasado de La Gomera en el siglo XIX. La Fortaleza de Chipude se ha reconocido siempre como un supuesto lugar de culto aborigen de los canarios.

La Fortaleza de Chipude es una gran meseta de origen volcánico, de perfil muy característico, de la que ya comenté algo en un artículo anterior sobre los domos sálicos de La Gomera.

La Fortaleza es patrimonio natural protegido (Monumento Natural de la Fortaleza), y lo es por sus valores geológicos y por su vegetación exclusiva, en especial, por sus hábitats rupícolas en los que crecen siemprevivas y cabezones.

La Fortaleza de Chipude, que los antiguos gomeros conocían como Argodey, ha sido objeto de varias excavaciones arqueológicas. En ellas, se han podido constatar la existencia de unos pocos abrigos pastoriles, relacionados con el uso de la zona como dehesa estacional, y de una serie de construcciones que se han identificado precisamente con actividades rituales.

Particularmente, círculos formados por piedras y unos pequeños altares (supuestos pireos) donde aparecieron restos calcinados de huesos de cabras y de cabritos y cuchillos de fonolita. El carbón, de madera de tagasaste o de brezo quemado, se fechó alrededor del año 500 de nuestra Era. Los restos aún se localizan sobre el terreno cubiertos por la exuberante vegetación rastrera que sobrevive sometida a un régimen de vientos muy intenso.

Ruta de la Fortaleza de Chipude y alojamiento en la misma zona

Lo dicho, te propongo conocer el lugar de la mejor de las maneras posibles, a pie, siguiendo una clásica ruta de senderismo en La Gomera. Una ruta circular, de 1.267 metros de cuerda, cortesía de David García, desde el caserío de Pavón, junto a la carretera general que va hacia, y vuelta por el mismo sendero al mismo punto. Puedes ver la ruta en este enlace.

Un dato que no quiero pasar por alto, no me lo perdonaría, además de los elementos patrimoniales, los arqueológicos, los naturales y los etnográficos, la Fortaleza de Chipude te ofrece unas vistas magníficas.

Por último, te dejo un enlace a una casa rural en el caserío de El Cercado para que la experiencia de subir a la Fortaleza de Chipude sea mucho más que caminar y ver. Para que puedas dormir bajo la misma Fortaleza donde los antiguos gomeros imploraron a sus espíritus ¿Qué te parece el plan? Ya contarás. Feliz Gomera.

Para cualquier duda, me tienes en Facebook:  https://www.facebook.com/sergiosuarezbenitez/

Vista aérea de la Fortaleza de Chipude.

Advertisements

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: