Anuncios
No te lo puedes perder

Museos canarios

Museos canarios, el alma canaria en perspectiva

Museo del Campesino

Casa del Campesino, Mozaga, Lanzarote

Los museos de Canarias representan una magnífica oportunidad para conocer, para descubrir, de manera cercana y casi íntima, el patrimonio cultural, la herencia histórica y el pasado de los canarios, a cualquier nivel, a todos los niveles.

En exposiciones permanentes como las de los museos antropológicos canarios donde se puede estar, cara a cara, vestigios únicos y descubrir conexiones muy humanas con los legados aborígenes. Conocer la cultura material, las costumbres, las claves de la época en la que los guanches reinaron sobre las Islas Canarias.

Rasgos que son visibles en los restos que reposan en vitrinas como las que se reparten espacios en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz de Tenerife; en el Museo Canario de Las Palmas de Gran Canaria; en los museos arqueológicos del Puerto de la Cruz y del Insular de La Palma; en el de San Sebastián de La Gomera; en el de Guayadeque o en el mismo Parque Arqueológico de la Cueva Pintada, ambos en la isla de Gran Canaria.

Museos ahora más interactivos y fascinantes que nunca que parecen revivir aquel pasado cada vez menos remoto y ausente para los isleños y viajeros muy curiosos.

Otros museos son un reflejo del arte de las Islas Canarias de todos los tiempos. En esa línea, no hay que dejar de ver el Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife, con sus magníficos óleos y acuarelas de los pintores canarios más representativos del siglo XIX y de la pintura romántica canaria.

Molino de gofio

Molino de gofio

Pintura y plásticas del XIX y del XX a la que también se les puede seguir el rastro en el Museo Municipal de Arucas, en algunos de los fondos del Museo de Historia de Tenerife, en los de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, de La Laguna; en el Museo Néstor de Las Palmas de Gran Canaria o en el de Antonio Padrón en la misma isla.

Los museos de arte sacro canarios recopilan y muestran el legado religioso y la enorme variedad de influencias artísticas que conectaron en las Islas Canarias. Es el caso del Museo Diocesano de Arte Sacro de la Catedral de Santa Ana. En este sentido, no hay que dejar de ver tampoco los fondos religiosos y otros muy variados de la Casa de Colón, en Vegueta.

Pero quizás las exposiciones permanentes más agradecidas para descubrir el alma y las tradiciones de las Islas sean los museos etnográficos de Canarias, los centros de interpretación de las Islas Canarias, los que narran la vida de trabajos e industrias locales.

Son los casos del Museo de la Zafra de Vecindario, en Gran Canaria; del Museo de la Seda Las Hilanderas de El Paso, el Museo de Interpretación del Gofio de Las Tricias, estos últimos en La Palma; o el del Molino de Gofio de Firgas, en Gran Canaria. Espacios que hablan de costumbres, trabajos y profesiones olvidadas, como lo que también cuentan el Museo Municipal de Agüimes; el Museo de La Rama de Agaete; el Ecomuseo de La Alcogida, en Tefía, Fuerteventura; el Museo de Artesanía Iberoamericana de La Orotava, la exposición a flote en Santa Cruz de Tenerife del Correillo ‘La Palma’; o el Museo de los Patronos de Teror.

Bodega tradicional canaria

Bodega canaria

En Canarias, cada bodega familiar es un museo del vino, sin embargo, hay muchas que admiten visitas como sucede con la más oficial de la Casa del Vino de Tacoronte, en Tenerife.

Museos militares no faltan en cada uno de las Islas. Cada castillo, cada fortaleza que mira al mar, es una exposición permanente, sólo sea por la historia que cuentan sus cansadas piedras. Los baluartes y construcciones defensivas mejor acondicionadas son, sin duda, el Castillo de Guanapay, el de San José y el San Gabriel, en Lanzarote; el Castillo de La Luz y el de Mata en Las Palmas de Gran Canaria y, bajo las mismas coordenadas militares, el de la Base Naval de Las Palmas o el del Museo Regional Militar de Canarias en el Fuerte de Almeyda, en Santa Cruz de Tenerife.

También hay exposiciones que cuentan la vida y la obra de ilustres personalidades locales que hicieron historia sin salir de las Islas Canarias o que abrieron fronteras muy lejos, como sucede con las muestras permanentes dedicadas al poeta Tomás Morales, en Moya, Gran Canaria; con el caso de la Casa Museo Pérez Galdós, en Las Palmas de Gran Canaria; con el Museo de Unamuno, en Puerto del Rosario; con la exposición tan familiar del poeta Domingo Rivero; con el Museo de Néstor Álamo en Santa María de Guía o con el Museo León y Castillo de Telde, también en Gran Canaria.

Los museos más interactivos, con más futuro, en el más amplio sentido de la expresión, son los dedicados a la ciencia. Ahí, hay que apuntarse a ver el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología de Las Palmas de Gran Canaria o el Museo de la Ciencia y el Cosmos de San Cristóbal de La Laguna.

La lista de museos canarios es inabarcable si se incluyen las exposiciones más locales, de barrio, personales, que han hecho de la compilación de elementos de las más singulares procedencias su mayor originalidad. Exposiciones para las que hay que ir de puerta en puerta y pedir cita, como sucede con colecciones particulares y cada Navidad con las rutas de belenes canarios. Auténticas exposiciones populares.

Museos canarios para tomar la medida al alma de los isleños.

Castillo de San José

Castillo de San José, Arrecife, Lanzarote

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: