Anuncios
No te lo puedes perder

Lanzarote

Lanzarote, una isla descarnada que enamora

Lanzarote desde el espacioLanzarote es la isla canaria situada más al este y más al norte. Es la que cuenta con un mayor número de islotes a su alrededor, siendo la isla de La Graciosa el único habitado. Lanzarote es la cuarta en extensión, la que está coronada con el pico de menor altitud, apenas 671 metros sobre el nivel del mar en las Peñas del Chache y la que presenta una mayor población de hecho, consecuencia de la importancia del sector turístico insular.

Tras Fuerteventura, Lanzarote fue la segunda isla del Archipiélago Canario hace unos 19 millones de años, como consecuencia de la actividad volcánica en la corteza terrestre. No obstante, Lanzarote es conocida por su volcanismo reciente, en especial por el rastro dejado por las erupciones volcánicas que hoy forman el Parque Nacional de Timanfaya y el área de Tao (1730-1736 y 1824). Ocupa parte de los municipios de Yaiza y Tinajo.

Timanfaya

Parque Nacional de Timanfaya

En Yaiza también se pued visitar El Golfo, con su icónica laguna verde junto al mar, y las históricas Salinas del Janubio. En Tinajo, se encuentra el Santuario de la Virgen de Los Dolores, patrona de la Lanzarote y ‘recurso’ de última hora de los naturales para conjurar los desastres provocados por las erupciones en las vegas y en la agricultura local.

Una actividad volcánica que el lanzaroteño ha sabido aprovechar para su beneficio. Ahí están los campos de cultivo de vid de La Geria para demostrarlo. Sus sustratos de cenizas volcánicas (picón) y sus muros de piedra dispuestos en arco recogen la humedad que transporta el alisio, el viento dominante, para depositarla en los alrededores de las parras. Los vinos de Lanzarote son únicos por las condiciones naturales en que se desarrollan las vides y San Bartolomé de Lanzarote el lugar ideal para apreciarlos.

Tubos soterrados

Tubo volcánico en Lanzarote

Tubo volcánico

Al norte, el Malpaís de la Corona esconde en su subsuelo una entrecruzada red de tubos volcánicos de los que la Cueva de los Verdes y los Jameos del Agua son los más conocidos. Se trata de dos espacios singulares que fueron recreados por el ingenio del artista local César Manrique.

La capital de Lanzarote es Arrecife, puerto y ciudad comercial en la costa oriental de la isla. En Arrecife, el Charco de San Ginés, playas urbanas como la del Reducto o los castillos de San José y San Gabriel pueden ayudar a comprender el papel del mar en la economía y en los temores de los lanzaroteños. El mar fue fuente de progreso para su gentes, con la pesca y con la explotación de recursos como los de la sal, pero también el origen de los continuados asaltos piráticos que se sucedieron durante siglos.

La Geria

La Geria

Sin embargo, es Teguise, la capital histórica y la que concentra una buena parte del tipismo arquitectónico local de raíces moriscas. En Teguise, no hay que dejar de ver la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, el Castillo de Santa Bárbara justo al borde del volcán de Guanapay y el Palacio SpínolaCallejear en Teguise, en pueblos como Uga o en núcleos como los de Guatiza, Mala o Nazaret es una oportunidad para hacer virtud de la sana curiosidad.

En el norte, hay que visitar Haría en su Valle de las Mil Palmeras. En sus alturas hay que dejarse seducir por las increíbles vistas de La Graciosa y de los islotes desde los Riscos de Famara. Imágenes para recordar siempre.

Lanzarote, una isla descarnada que enamora.

El Golfo

El Golfo

Lo que no te puedes perder en Lanzarote.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: