Anuncios
No te lo puedes perder

La Casa del Alma de Tacande: la dulce mamá-fantasma palmera

En una casa del caserío de Tacande, en el municipio de El Paso, en el centro de la isla de La Palma, cuenta una vieja leyenda que existía -y dicen que ‘existe’- un fantasma. Más bien una fantasma. Un alma en pena que ya desde el siglo XVII era conocido fuera de la isla, como acreditan los comentarios en relación con el hecho que narra el polígrafo canario José Viera y Clavijo (1731-1813) en una de sus obras y más tarde el cronista Miñano (1779-1845).

Se dice que la fantasma que habita la casa de campo no solamente tenía buen humor, sino que se atrevía a interpretar canciones disparatadas para asustar a la gente crédula. Tal fue el efecto de las andanzas de la fantasma entre el vecindario que nadie quiso comprar la casa a pesar de su situación y de la calidad de la construcción, como todas las casas canarias de campo. Esta circunstancia fue aprovechada finalmente por unos inversores extranjeros para hacerse con el inmueble hace unos años a muy buen precio.

Hoy la casa de Tacande está en estado ruinoso. La gente de la zona la sigue recordando y no faltan visitantes que se acercan de vez en cuando a ver si el/la fantasma se manifiesta.

Pero ¿cuál es la historia de la fantasma? ¿tiene alguna base real? Pues sí, la fantasma y la historia que hay alrededor del suceso es absolutamente auténtica, se ha documentado la existencia de cada una de las personas reconocidas en la leyenda de la Casa del Alma de Tacande.

La historia

Todo empezó en enero de 1628 cuando un fantasma comenzó a presentarse cada noche supuestamente a arrullar al niño de la casa. El fantasma era la madre del niño que había muerto tres años antes. El relato de la historia dice que durante 87 noches la madre vino cada día a visitar a su hijo.

Se dice que cuando llegaba la presencia la cuna del niño se movía sola, que se oía el rumor de un canto lejano, que, en ocasiones, se percibían coros de mujeres y hasta tambores y panderos a coro.

El 26 de abril de 1628 la presencia finalmente pidió que subiera de la iglesia parroquial de los Remedios de los Llanos de Aridane un fraile, un tal Juan Montiel, a partir de ahí y en noches sucesivas, el religioso fue revelando lo que la presencia le iba contando.

Por boca de Montiel se supo con seguridad que el fantasma era el de Ana González, la madre del niño más pequeño de la casa que había muerto de parto precisamente en el nacimiento del pequeño. A partir de ahí, el relato se complica porque la madre-fantasma empieza a pedir cosas y hasta se pone a hablar a través del fraile con su sobrina Juana Gutiérrez sobre la que hace un revelación: Ana le pide perdón por no haberla creído cuando le dijo que no estaba embarazada.

La madre-fantasma también pide que se haga romería, no una sino tres, por cada uno de sus hijos y hasta pidió que se le devolviera el dinero que costaba unas tijeras a una vecina por haberlas perdido. Terminadas las peticiones, la fantasma aseguró que sólo le quedaba una cosa, ir al Purgatorio.

Pero antes cayó una piedra del tejado y se abrió la puerta de la casa con mucho estrépito. En el lugar donde cayó la piedra, crecería más tarde un olivo que los vecinos de Tacande aún podían ver viejo y retorcido entre la casa y el aljibe de la finca a mediados del siglo XX.

Particularmente pienso que toda la información que revelaba el fraile por boca de la mamá-fantasma debió llegar a su conocimiento por los rumores que circulaban en El Paso o, peor, por lo que sabía por confesiones cruzadas. Sobre cantos, panderos, tambores, coros y demás sonidos fantasmagóricos en la noche, son muy comunes en los relatos de las leyendas canarias.

Algo que se puede interpretar como resultado de una predisposición a creer que existen, alimentados por historias que pasan de boca a boca y nunca se comprueban como reales y sonidos naturales. Viento, animales, vegetación que se agita y ruidos lejanos difíciles de identificar.

Pasa una noche en un lugar del campo muy apartado que te resulte extraño y luego me cuentas qué te han parecido los ruidos que se pueden escuchar cuando todo está oscuro como la boca de un lobo.

Por si quieres visitar la Casa del Alma de Tacande, aquí te pongo un mapa con la localización exacta.

Localización de la casa del Alma de Tacande

También te añado un vídeo corto con una entrada y salida de la casa que fue tomado hace unos por Chiriballa. Cuando la casa tenía su cubierta entera.

 

Casa rural en Tacande

Pero para que la experiencia de vivir una leyenda canaria sea aún más auténtica, te incluyo un alojamiento rural en la isla de La Palma en la zona de El Paso, como no podía ser de otra manera, la casa rural de La Palma se llama ‘La Casa Encantada’. Está a algo más de un kilómetro de la Casa del Alma de Tacande.

Casa rural Casa Encantada en Tacande, El Paso, La Palma.

Si quieres conocer la isla de La Palma a tu aire, aquí te dejo un enlace a una guía de la isla para hacer rutas autoguiadas.

Para hacer cualquier comentario o pedirme una información extra, abajo tienes un espacio para publicar tu mensaje. Estaré encantado de responder. Feliz mamá-fantasma de Tacande.

¡Ah! Se me olvidaba, no hace mucho tiempo se produjo una película sobre el tema titulada ‘El Alma de Tacande’. Aquí te dejo un enlace para que puedas ver el trailer.

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: