Anuncios
No te lo puedes perder

Dormir sobre la Cueva de los Verdes y vivir una de piratas

La Cueva de los Verdes de Lanzarote es una maravilla natural que fue remodelada por los flujos de lava de los volcanes cercanos y más tarde por la mano del artista canario César Manrique para deleite de los miles de visitantes que recorren sus espacios subterráneos.

Interior de la Cueva de los Verdes.

La Cueva de los Verdes es uno de los 16 jameos o espacios cerrados subterráneos del norte de la isla que crearon las erupciones del cercano volcán de La Corona. La Cueva de los Verdes se formó por el flujo de lava muy fluida que abrió conductos hacia el mar y por los desplomes de una estructura tan amplia como inestable.

Los visitantes de la Cueva de los Verdes se quedan pasmados por las dimensiones de las cavidades, pero sobre todo por la hábil escenografía creada por luces y por los reflejos en el agua.

Ante ese espectáculo visual, resulta muy difícil recrear en la mente un uso histórico poco conocido que le dieron los lanzaroteños: servir de refugio contra los piratas. En especial durante los acontecimientos del año 1618, considerada por los historiadores locales como la invasión más cruel, devastadora y despiadada de todas las que sufrieron las gentes de la isla en más de dos siglos.

Viendo las idílicas imágenes del interior de la Cueva de los Verdes ¿te imaginas a casi mil personas apretadas en su interior ocultas de la vista de los piratas? Pues fue así, casi la mitad de los 2.000 habitantes de la isla de Lanzarote ese tiempo se metieron durante días en lo más profundo de la cuevas con la esperanza de salvar sus vidas.

Invasión histórica

Las crónicas dicen que una flota formada por 33 barcos y por 6.000 hombres salió de Argel en la actual Argelia con destino a Lanzarote. La flota la comandaban los piratas argelinos Solimán y Jabán Arráez. 4.000 infantes desembarcaron el 30 de abril de 1618 y se pusieron en marcha para saquear Teguise que en aquel tiempo era la capital de Lanzarote.

Ante la imposibilidad de hacer frente a los invasores, la gente huyó con lo que pudo lejos de los piratas. Unos, se fueron con la marquesa de Lanzarote a su cortijo de Iniguadén, un lugar que hoy no existe porque está sepultado bajo las lavas de las erupciones de Timanfaya del siglo XVIII.

Otros, los que tenían embarcaciones, se atrevieron a cruzar La Bocaina, el brazo de mar que separa la isla de Lanzarote de Fuerteventura y huyeron a esa isla. Los menos afortunados se enterraron literalmente en la Cueva de los Verdes imaginando que podían pasar desapercibidos y en el peor de los casos resistir cambiando fuerza por tiempo.

Desenlace del sitio

Para el 20 de mayo, los sitiados llevaban veinte días bajo tierra. A esas alturas, la gente de la Cueva de los Verdes sólo esperaba el socorro llegado de otras islas, los piratas jugaban con el tiempo en contra y temían precisamente esa ayuda de fuera.

Finalmente los piratas tiraron de psicología y amenazaron al escribano público de la isla, un tal Francisco Amado. Con torturas, pero con la promesa de liberarlo a él y a su familia si colaboraba. Amado no soportó la presión y accedió, entrando en la Cueva de los Verdes para anunciar a los refugiados que los argelinos se habían marchado y que podían salir sin peligro alguno.

Engañados, unos 900 lanzaroteños fueron capturados. Todos, incluido Francisco Amado y su familia, fueron enviados al puerto de Arrecife para ser embarcados rumbo a Argel y al cautiverio.

Estos sucesos obligaron al rey Felipe III a tomar medidas para reforzar las defensas de la isla de Lanzarote cuyos pormenores recogí en este artículo sobre la ruta de los castillos en Lanzarote.

Y si quieres saber más sobre la piratería en Lanzarote, puedes ver otro artículo mío dedicado al tema en este enlace.

Ya ves que la Cueva de los Verdes es un lugar cargado de historia para los lanzaroteños y que la contemplación de las piedras y de todo el aparato escénico de la cueva no cuentan todas las verdades.

Alojamiento cerca de la Cueva de los Verdes

Vista de la casa con el volcán de La Corona al fondo.

Buscando como siempre conectar una estancia en las Islas Canarias con su patrimonio, he encontrado una casa rural cerca de la Cueva de los Verdes para comprender en propia piel cómo pudieron desarrollarse estos hechos históricos.

Si quieres disfrutar de este espacio volcánico único en Lanzarote, te invito a quedarte cerca de él y explorarlo en detalle. Será tu aventura en Lanzarote.

Clica sobre la imagen para ver más detalles de este alojamiento cerca de la Cueva de los Verdes. Se llama Manoa Eco House y es una casa rural de Lanzarote con mucho encanto que está situada a escasos metros del sistema de cuevas y jameos que dieron protección a los lanzaroteños en aquellos aciagos días.

Localización de la casa rural sobre el Malpaís de La Corona.

Desde la misma terraza de la casa podrás ver parte de ese sistema de cuevas bajo la imagen recortada del volcán de La Corona, en lo que puede convertirse en éso, en toda una aventura en Lanzarote.

Deja tus impresiones en la caja de comentarios que hay justo debajo. Nos vemos en otro relato.

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: