Anuncios
No te lo puedes perder

Piedras para destilar canarias: de cuando el Senegal se puso las pilas

Pila con su talla.

Las piedras para destilar canarias dieron agua y salud a los canarios durante siglos, con tan buenos resultados que llegaron a formar parte de un comercio marítimo y de varias tradiciones isleñas. Ésta es una historia de piedras para destilar canarias viajeras. En la línea de descubrirte tradiciones canarias en su contexto y propuestas para conocerlas.

Voy pues con la historia de las piedras de filtrar canarias. Las gentes de a bordo de los barcos franceses que recalaban en el Puerto de La Luz de Las Palmas de Gran Canaria a finales del siglo XIX y principios del XX, compraban piedras para filtrar canarias para llevarlas a sus colonias del África Occidental, principalmente al Senegal.

Las piedras para filtrar se utilizaban para purificar las aguas para beber locales, de la misma forma que los canarios las empleaban en sus pilas. Las destiladeras, llamadas también éso piedras para filtrar o pilas, se hacían con rocas areniscas muy porosas y se usaban para purificar las aguas antes de beberlas en las casas.

Las piedras se colocaban en la parte alta, estaban talladas con forma de vasija y en ellas se ponía el agua, que goteaba por debajo y caía por gravedad en una talla, un recipiente de cerámica que la conservaba fresca para beber con un vaso. La boca de la talla se tapaba con un plato para evitar la entrada de polvo y ocasionalmente de insectos.

Las destiladeras y las tallas se ubicaban en la parte más fresca de las casas, tanto en las de la gente acomodada como en la de la más humilde, normalmente en los patios y se situaban, bien en una cavidad abierta en la pared como una hornacina a modo de armario, con puertas o sin ellas, bien en una estructura de madera parecida vagamente a una estantería y en la que se instalaban todos los elementos.

La presencia de humedad en la piedra de filtrar ocasionaba la aparición de líquenes y de plantas que acaban por mejorar las condiciones de frescura del agua conservada. Particularmente habitual es la presencia en las piedras de helechos, de culantrillos llamados de pozo (Adiantum capillus veneris).

La utilización de las piedras para filtrar en Canarias es consecuencia de la necesidad de potabilizar aguas en muchos casos cargadas de carbonatos y potenciales generadoras de cálculos, las temidas piedras del riñón. Las aguas subterráneas canarias, muy relacionadas con la volcanología del Archipiélago, suelen tener altas concentraciones de carbonatos.

Destiladera canaria de la Casa Museo Pérez Galdós.
Destiladera canaria de la Casa Museo Pérez Galdós.

Volviendo al tráfico de piedras con destino al Senegal, decirte que las pilas en aquella parte de África se conocieron como canari -y aún se llaman así allí- en clara alusión a su origen isleño.

Pero la costa africana occidental no fue el único destino de las piedras de destilar canarias, los emigrantes canarios, y aun los navegantes que recalaban en los puertos de las Islas, se las llevaron en sus barcos en sus travesías a América con la finalidad reducir la turbidez del agua y mejorar su sabor en las zonas de asentamiento.

Un testimonio real de aquel tráfico comercial de piedras de destilar canarias es la Playa de Las Canteras de Las Palmas de Gran Canaria. La playa tiene una barra natural frente a ella que la recorre en buena parte de su longitud.

Esa barra está formada por depósitos sólidos de arena, compactados por los carbonatos arrastrados por las aguas de lluvia de barrancos prehistóricos que vertieron sus aguas en el lugar. La roca resultante es calcarenita, una piedra porosa y con alto poder filtrante natural.

Los grancanarios la utilizaron desde antiguo como piedra de construcción, pero también como elemento filtrante para el agua. Hoy, la Barra de Las Canteras tiene un perfil engañosamente plano en todos sus tramos en superficie que es el resultado de cortes y de sacas de piedras en bloques para construir casas, pero también para su venta como piedras para destilar como te he comentado en África y en la ruta de América.

Después de darle muchas vueltas a la idea de recomendarte un lugar donde ver piedras para destilar canarias aún en uso, he recordado una – preciosa- que hay en el patio de la Casa Museo Pérez Galdós en Las Palmas de Gran Canaria. Está en el número 6 de la calle Cano, en el barrio de Triana, la calle paralela y por encima de la de Mayor de Triana (te he puesto la localización exacta de la casa en el mapa que hay al final de esta entrada. La destiladera de la Casa Museo Pérez Galdós es la que ilustra esta entrada ¿qué te parece? Es más que centenaria.

Pequeño apartamento en Las Palmas de Gran Canaria para estancias cortas.

Quedarse en el barrio de Triana

Y ya puestos ¿qué tal quedarte en la zona? Aquí te dejo el enlace a un pequeño apartamento en Las Palmas de Gran Canaria para estancias cortas, se llama The Loft Las Palmas, y es perfecto para estar cómodo y en un lugar muy céntrico. El apartamentos está situado a 200 metros de la Casa Museo Pérez Galdós y de la destiladera de su patio. Clica en el enlace para ver todos los detalles. Felices piedras de filtrar.

Localización de la Casa Museo Pérez Galdós.

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: