Anuncios
No te lo puedes perder

Fumarolas del Teide: una montaña con malos humos pero de buen semblante

¿Quién dijo que el Teide está muerto? Nada de éso. La erupción del Chinyero de 1909, la de las Narices del Teide de 1798, en la parte occidental de la montaña, y las fumarolas del Teide dicen lo contrario. Los especialistas, que llevan años controlando estas emisiones, publican periódicamente los volúmenes y las características de estos humos del Teide. Quiero contarte algo sobre estas emisiones, dónde puedes verlas sin dar muchas vueltas y para comprobar que el Teide sigue vivito.

Según los especialistas, el Pico Teide emite diariamente al aire unas tres toneladas de hidrógeno, lo que demuestra que el conjunto de la montaña es lo que siempre ha sido la cúpula o terminación final de una cámara magmática activa. Activa.

Los especialistas también han comprobado que el Teide lanza a la atmósfera algo más de 600 toneladas métricas de dióxido de carbono por año, pero también 1.800 kilos de metano y algo menos de 30 kilos de mercurio metálico en el mismo periodo de tiempo. Una mezcla tóxica, desde luego.

Curiosamente, el seguimiento de las emisiones del Teide se ha venido realizando metódicamente en puntos de control diferentes de los puntos conocidos como fumarolas o los de las populares emanaciones de humo. Se trata de localizaciones en distintas en puntos de la montaña que son claves científicas para comprender la dinámica del volcán.

Y ya que estamos ¿significa ésto que el Teide puede entrar en erupción? De manera inmediata, desde luego que no. Pero las fumarolas del Teide y demás susurran que el gigante está dormido, que su corazón volcánico sigue latiendo. Y no podía ser de otra manera cuando su última erupción fue -como te comentaba- hace algo más de un siglo. Para las edades de la Tierra, hace un momento.

Las zonas de fumarolas del Teide y las de emanaciones de vapores y gases están desperdigadas por todo el Parque Nacional del Teide. Hay que saber donde están para toparse con ellas. Sin embargo, hay un lugar seguro donde encontrarlas y es en la subida al cráter del Teide.

El camino del cráter del Teide es una ruta corta que exige esfuerzo -por el desnivel y por la altura, hay un 20% menos de oxígeno-. Pero el final del pico puede resultar más accesible si se sube en el teleférico del Teide. Para llegar al cráter es necesario contar con un permiso gratuito que puedes solicitar en este enlace. Las fumarolas del Teide se dan a conocer antes de que las veas por el característico olor a azufre.

Pero y si quieres subir al Teide por tu cuenta haciendo senderismo, te dejo la relación de senderos del Teide, los principales, que puedes ver sobre el mapa al final de esta entrada.

Oye, si necesitas de alojamiento para una aventura natural en Tenerife, aquí tienes una relación de Booking.com muy completa.

No quiero abandonar este comentario sin compartir unas imágenes verdaderamente espectaculares de Daniel López de El Cielo de Canarias en las que puedes ver las fumarolas del Teide tomadas desde la distancia. Unas imágenes que enganchan ¿no te parece?

El mapa de senderos del Teide que te comentaba.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: