Anuncios
No te lo puedes perder

Dioses guanches: lo humano, lo divino y más allá

El sol, la luna, otras entidades astrales y un sinfín de espíritus malignos y protectores formaron parte del culto entre los guanches canarios. Los antepasados, dioses supremos y las fuerzas del mal y del bien estarían encarnados bajo diferentes manifestaciones naturales o naturalizadas a las que los antiguos canarios reverenciarían o temerían. Dioses guanches, lo humano, lo divino y más allá.

Las divinidades y las fuerzas de la naturaleza que se les asociaban, en algunos casos, encarnaban principios masculinos y femeninos bien definidos relacionados con los ciclos reproductores tanto de la naturaleza como humanos. Esos entes son representados de diversa manera y las formas de culto podían variar en cada una las islas, aunque son frecuentes los rasgos comunes.

En Lanzarote, por ejemplo, se adoraba a un ídolo con forma humana y, para rendirle culto, mantenían un recinto en forma de templo o con un vago aspecto de casa de oración, tal y como cuentan las primeras crónicas de las Islas.

En Fuerteventura era un dios situado en lo alto que se representaba también con forma humana. Los aborígenes de Gran Canaria, en cambio, tenían lugares específicos de culto que se correspondían con lugares altos como la Montaña de Tirma en el noroeste de la isla. En Tenerife, el mundo de las creencias era muy similar al de Gran Canaria con sus montañas -entre ellos el Teide-, sus fuentes milagreras y sus santuarios. En el Teide viviría Guayota, un demonio.

Los gomeros, por su parte, creían en un único dios creador que habitaba el Cielo que estaba opuesto a un ser maligno que tenía forma de hombre peludo. En la imagen que da entrada a este artículo puedes ver una reproducción de un altar aborigen situado en el Alto de Garajonay, en La Gomera. Los herreños tenían dos divinidades, una masculina y otra femenina.

Algo que resulta muy extendido en otras culturas en todo el mundo y que es fácil identificar en las creencias modernas, basadas en fuerzas duales. Una, promotora del bien; otra, destructora y desencandenante de todo lo malo.

Dioses guanches: lo humano, lo divino y más allá.

El sol formaba parte del culto a los dioses de los guanches.
El sol formaba parte de las creencias aborígenes.
Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: