Anuncios
No te lo puedes perder

Fuegos de mujer a la vista de La Graciosa

Las mujeres de los pescadores de la isla de La Graciosa acudían regularmente a vender a la vecina Lanzarote el pescado enjareado, de pueblo en pueblo, o a comprar aquellas cosas que necesitaban para uso diario y que no se podían encontrar en la mayor de las islas Chinijas. Ya sabes, jabón, aceite, ropa, calzado…

El camino de vuelta a La Graciosa lo hacían descendiendo a pie por uno de los senderos que bajan por los Riscos de Famara, cerca del Mirador del Río. El caso es que no era una sino varias mujeres las que hacían esos viajes y para anunciar cada una a su marido pescador quién era la que volvía, la esposa prendía una fogata en un punto convenido del risco. Cada mujer tenía su zona de quema y se trataba de hacer más humo que fuego. Luego, el marido pasaba el brazo de mar de El Río en su embarcación y todos a casa.

Por cierto, si no sabes lo que es el enjareado, puedes ver un vídeo de cómo se jarean pescados al estilo tradicional precisamente en Órzola, la localidad de Lanzarote que tiene a la vista la isla de La Graciosa.

Oye, una cosa ¿y si completas la experiencia de esta historia quedándote en la mayor del Archipiélago Chinijo? Si te apuntas, aquí te dejo una relación de alojamientos en la isla de La Graciosa con vistas a los Riscos de Famara.

Vista de los Riscos de Famara desde el aire, si amplias el mapa puedes ver los caminos tradicionales que ahora utilizan los caminantes para hacer senderismo en Lanzarote.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: