Anuncios
No te lo puedes perder

Canarias en la aventura de América: expediciones de conquista… femenina

Los barcos de las expediciones de conquista españoles, que arribaron a Canarias camino de América a lo largo del siglo XVI, enrolaron a muchos isleños que se unieron a la aventura, pero también crearon muchos problemas de orden público en los puertos isleños que tocaron durante su paso. Historias que son parte del relato de Canarias en la aventura de América. Historias de machismo puro y duro.

Las tripulaciones cometieron todo tipo de tropelías en tierra que acabaron con sus promotores en calabozos o generando enfrentamientos verdaderamente serios.

Esto último ocurrió, por ejemplo, en el año 1535, durante la estancia de la expedición de Pedro de Mendoza en la isla de La Palma. La escuadra había arribado a la isla para unirse a los tres barcos que había aparejado el adelantado Pedro Fernández de Lugo (1475-1536)  con muchos naturales. Puedes ver detalles de esta expedición en este enlace.

Durante la estancia, un joven expedicionario raptó a una chica palmera y la convirtió en su ‘corporal esposa’, tal y como se recoge en el texto original de la denuncia de la familia de ella. Discusiones, peleas y hasta cañonazos en la costa acabaron con una boda. Y el asunto se zanjó en la iglesia.

En cambio, tres años más tarde, en 1538, las cosas fueron de otra manera con otra expedición que paró en la isla de La Gomera. Fue la expedición de Hernando de Soto (1500-1542) que iba camino también de América.

El conde de La Gomera, que según relatan también los escritos del caso vestía de forma estrafalaria, le entregó a De Soto una hija ‘bastarda’ [sic] de 17 años llamada Leonor de Bobadilla. Para tenerla como amante.

Pero Hernando de Soto, un conquistador de fama, ya se había casado un año antes con una Inés de Bobadilla, que era hija de Pedro Arias Dávila. Arias había protegido la carrera de De Soto.

De Leonor, nunca se volvió a saber nada más. Bien pudo quedarse en La Habana, en el puerto en el que recaló la expedición tras salir de La Gomera, y no haber seguido el destino de Hernando de Soto, quién murió en el río Mississipi a manos de los indios.

Inés de Bobadilla, la verdadera esposa de De Soto, acabaría siendo gobernadora y capitana general de Cuba entre 1539 y 1544. Pero, ésa, es otra historia.

Si quieres sentir el ambiente que rodeó a aquellas expediciones de conquista, te recomiendo una visita a la Casa de la Aduana de San Sebastián de La Gomera, en la Plaza de la Constitución; o la Casa de Colón, en el barrio de Vegueta, en Las Palmas de Gran Canaria.

Por cierto, la Casa de la Aduana tiene un pozo, el Pozo de la Aguada, donde la tradición dice que Cristóbal Colón hizo aguada para sus barcos. Agua que luego serviría para bendecir el Nuevo Continente [también sic]. Aquí tienes más información sobre el paso de Cristóbal Colón por La Gomera.

Y para disfrutar de una estancia en Canarias inolvidable, aquí te dejo la lista completa de alojamientos de Canarias (Booking.com). Feliz Canarias.

Canarias en la aventura de América.

Edificio de la Casa de la Aduana de San Sebastián de La Gomera.

Casa de la Aduana, en San Sebastián de La Gomera.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: