Anuncios
No te lo puedes perder

Parque Natural de Jandía: cuando sólo sobrevivir es un regalo

Jandía, el Parque Natural de Jandía, acoge una colección completa de endemismos con una doble excepcionalidad. Formar una vegetación única y existir y sobrevivir cada día a las críticas condiciones que imponen a cada especie la fuerte insolación, una extraordinaria sequedad, un terreno hostil y un viento que pone a prueba los ciclos de la vida. Cada día. En los alrededores de la dehesa de la familia Winter, y más allá, cada día en esta parte de Fuerteventura es una prueba de supervivencia.

Las diferentes zonas climáticas de Jandía acogen interesantes comunidades vegetales que dan al lugar un puesto preferente entre los enclaves naturales de Fuerteventura. Desde las playas a las cimas de los cuchillos, la vegetación cambia. En el punto más bajo, en la costa, destaca la presencia de una banda de comunidades halófilas (adaptadas a la presencia de sal en el suelo y en el ambiente) con una buena representación en la desembocadura del Valluelo del Salmo. Importantes son también las colonias de Limonium papillatum y de Pulicaria buchardi que crecen en el corto espacio rocoso existente en el lugar.

Por encima, sobre la arena y con moderada influencia de la maresía, encontramos la vegetación psamófila (adaptada a un entorno dominado por los fuertes vientos y por una extrema sequedad), extendida en los jables y por las playas de Barlovento, Sotavento y Cofete.

Aquí podemos observar las mejores colonias de chaparros del Archipiélago canario y las únicas de Fuerteventura, así como especies poco frecuentes como la Salsola marujae y la Zygophyllum gaetulum o elementos representativos de los arenales como los balancones.

Riscos de la zona de Cofete.

Riscos de la zona de Cofete.

Desde la zona de las arenas y hasta los 300 metros de altitud encontramos un matorral de quenopodiáceas que aprovecha suelos encalichados y los terrenos perdidos por la vegetación de cardones y tabaibas. En sus dominios aparecen las únicas poblaciones conocidas de uno de los más escasos endemismos del espacio, el cardón de Jandía.

Allí donde la actividad agraria se lo ha permitido, resisten los cardonales y tabaibales, la tabaiba dulce, la amarga y el cardón, aparecen como referencias en el paisaje singularizando el territorio y dando protección con sus espinas a otras especies incapaces de defenderse de las cabras y de las ovejas.

Pero, sin lugar a dudas, la especie más reconocida y popular del lugar es el cardón de Jandía, símbolo de Fuerteventura. Un endemismo exclusivo del Parque Natural de Jandía y de su Área de Sensibilidad anexa que ha estado sometido durante mucho tiempo al expolio de sus poblaciones silvestres para ser utilizado en jardinería.

Cardón de Jandía.

Cardón de Jandía.

Ascenso

Siguiendo el ascenso, se llega a los 500 metros sobre el nivel del mar, donde aparecen los matorrales de jorao, una planta que es despreciada por el ganado, circunstancia que ha mantenido una población equilibrada, que incluso se ha aprovechado de la regresión de sus vecinos, el bosque termófilo (formado por plantas amantes de las buenas temperaturas), para adentrarse en sus dominios.

Su papel en la ecología del Parque Natural de Jandía es determinante. Por una parte, contribuye a fijar el rico suelo a pesar de las fuertes pendientes del terreno, y, por otro, contribuye al mantenimiento de la humedad del suelo y favorece la precipitación horizontal de la humedad. Sus cortezas desprendidas y sus macizos de hojas son un buen refugio para la fauna invertebrada del Parque Natural de Jandía.

Playa de Cofete desde la Casa de los Winter.

Playa de Cofete desde la Casa de los Winter.

Arriba, en los ‘picos’, aparece un conjunto florístico común en las cumbres de Famara, en Lanzarote. Entre estos conjuntos florísticos destaca por su singularidad, las especies Bupleurum handiense y Sideritis pumila. En los andenes inaccesibles entre el Pico de la Zarza y el Pico del Mocán, encuentra refugio la mayoría de las especies endémicas de Fuerteventura: el tajinaste de Jandía, de características flores azules; la pelotilla, que, con sus hojas crasas adorna los cantiles; la margarita o magarza de Winter, siempre a la espera de las lluvias para recuperar sus hojas y llenar de color los andenes… y los últimos testimonios del bosque termófilo: adernos, guaydiles, peralillos, acebuches, olivillos, lentiscos, espineros, mocanes y hasta el marmulán, el último ejemplar de la isla de Fuerteventura.

Jandía es un tesoro y su mundo vegetal ordenado en altura el brillo de esa riqueza.

Si quieres disfrutar del entorno natural del Parque Natural de Jandía, justo en el mismo lugar, te recomiendo que eches un vistazo a estos apartamentos baratos de una estrella en la Playa de Jandía en Fuerteventura   Feliz Jandía. Vista aérea de la Península de Jandía.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: