Anuncios
No te lo puedes perder

Monumento Natural de Las Playas de El Hierro: garganta profunda

El sureste de la isla del Hierro, las impresionantes laderas de Las Playas abren a la costa una profunda garganta labrada durante centenares de miles de años por la acción del mar y de la lluvia. Unos agentes erosivos que han dejado a los pies de los riscos una densa capa de sedimentos que pasan por ser los más extensos y mejor conservados de la geografía insular. Y es que el paraje ofrece, a simple vista, muchas claves para comprender algunos de los procesos naturales que contribuyen a la transformación del paisaje canario. La profunda garganta del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro es como un libro abierto de la geología de las Islas Canarias.

En la zona sureste de la isla de Hierro, al borde de la Meseta de Nisdafe, se. abre un gran escarpe semicircular, formado por abruptas laderas, que recuerdan vagamente al arco de El Golfo. Se trata del lugar conocido como Las Playas, un espacio bordeado por unos riscos tan elevados como erosionados, que dominan la línea de costa. Sin embargo, a pesar de las semejanzas, las dimensiones del arco de Las Playas son sensiblemente menores, comparadas con las de El Golfo: sólo unos cuatro kilómetros de diámetro y algo más de mil metros de desnivel sobre el mar, desde su punto más elevado (Risco de los Herreros, 1.085 m.).

Los escarpes del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro están formados sobre los materiales más viejos de la Isla (serie antigua), lo que para la geología de Hierro es bien poco, porque pasa por ser la más joven del Archipiélago. Las dataciones efectuadas hace unos años (1972) en terrenos de la misma antigüedad, situados en la base de El Golfo, apenas superaron los tres millones de años. Si la formación de la vertiente de El Golfo ha sido estudiada hasta la exhaustividad, la escotadura de Las Playas apenas si ha mostrado interés para algunos investigadores, y, todo, a pesar de la espectacularidad de los riscos.

Vista desde arriba del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro

Vista del arco de Las Playas.

No obstante, los pocos que han estudiado la depresión no llegaron a ponerse de acuerdo sobre su génesis hasta que en los años sesenta el geólogo José María Pellicer lanzó la hipótesis de la erosión, que ha acabado por consolidarse con nuevas aportaciones. A principios de siglo (1908), el también geólogo Lucas Fernández todavía sostenía que el origen de la escotadura no debía ser muy diferente del que creó El Golfo. Para Fernández, Las Playas no era más que un gigantesco barranco en forma de media luna, labrado tras el hundimiento en el mar de una buena parte de la Isla.

Otros autores, en cambio, se han referido más claramente a Las Playas como a los restos de una gigantesca caldera de explosión de la que sólo quedan algunos tramos de sus paredes, muy desmanteladas por la erosión. Sin embargo, todas esas teorías chocan frontalmente con una realidad constatable, que se traduce en datos muy concretos. Y es que, de haberse producido esas colosales explosiones, habrían sido la antesala de erupciones de magma ácido (muy espeso), propias de este tipo de manifestaciones volcánicas.

Sin embargo, las lavas ácidas sólo están presentes en la isla de El Hierro en proporciones casi irrisorias (del orden del 1%). De este modo, las teorías explosivas caen por su propio peso, porque la génesis del entorno del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro tiene un origen indudablemente erosivo.

Factor erosivo, Monumento Natural de Las Playas

Los riscos de Las Playas del Hierro están formados por materiales antiguos constituidos por coladas que recorren los escarpes en sentido horizontal y que están intercaladas con estratos y conos de piroclastos (acumulaciones de ceniza compactada). Estos conos de cenizas han quedado sobresaliendo en algunos lugares, como consecuencia de las barranqueras que recorren toda la pared del risco.

Unas laderas que no han sido afectadas por las emisiones de las series volcánicas posteriores (intermedia o reciente), por lo que lo que queda a la vista es un espacio marcado únicamente por la erosión producida a lo largo de muchos cientos de miles de años. En torno a unas pendientes que llegan a superar incluso un desnivel del 85%.

De todas formas la erosión de los riscos no ha sido ni es uniforme. La misma forma semicircular del espacio obliga a deducir esta idea. Las barranqueras afectan en mayor grado a las porciones nororiental (centro) y sur, y escasamente al lado norte, con lo que el proceso de erosión incide sobre todo en el extremo sureste de la Meseta de Nisdafe. Un lentísimo avance que va mermando poco a poco su extensión.

Panorámica desde el Mirador de Las Playas

Vista desde el Mirador de Las Playas.

La erosión del centro del cantil, en la zona del Risco de los Herreros, ha sido más fácil por la existencia de materiales piroclásticos más blandos y por la ausencia de diques-coladas basálticas muy duras, que en algunas islas se denominan ‘vetas’, que reduzcan el ataque erosivo. En los riscos del lado norte, la situación es diferente precisamente porque en esa zona se levanta una densa maraña de diques que dificulta el desgaste.

A los pies del risco, que en otro tiempo fue acantilado marino y línea de costa, se encuentran situados los depósitos de ladera más importantes de toda la Isla, resultado de la acumulación de ingentes cantidades de materiales procedentes de los escarpes que han acabado depositadas abajo. Estas acumulaciones, que técnicamente se denominan glacis, son como un libro abierto que explica todos y cada uno de los procesos erosivos que ha experimentado la Isla durante la era cuaternaria, casi desde su nacimiento.

Los depósitos de material erosionado, que apenas superan los diez metros de espesor en los puntos más antiguos, formaron en distinta época líneas de costa diferentes que fueron avanzando hacia el mar en función de su acumulación. Los depósitos arrancan de la base del viejo acantilado, a 200 metros de altura y ganan el mar siguiendo una pendiente que generalmente no supera el 200 metros de altura, aunque en algunos puntos concretos casi llega a formar parte de la estructura del escarpe con pendientes del 70%.

La acumulación de sedimentos presenta una serie de incisiones practicadas por las barranqueras, que han acabado dejando al aire los derrubios más antiguos, sobre todo en los lugares donde la concentración de materiales tiene menor espesor. Encima de estas acumulaciones suele haber una cantidad variable de pedreras, procedentes de los desprendimientos ocasionales y más recientes que se producen sobre el risco.

Por lo que se refiere a la vegetación del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro , las comunidades vegetales también se han visto sometidas a las exigencias del terreno accidentado. Las superficies, continuamente lavadas por las escorrentías del cantil, ofrecen por lo general pocas perspectivas para el crecimiento, la distribución regular y la abundancia de muchas especies. Así, las diferencias entre cada una de las zonas del espacio son todavía más acusadas.

En el Monumento Natural de Las Playas de El Hierro, se pueden distinguir tres espacios vegetales: la base de sedimentos (piso basal), el escarpe y los bordes del risco en lo alto. En el depósito de sedimentos crece hasta los 200 metros de altura vegetación de matorral, entre las que dominan las tabaibas (zona sur), aunque se pueden encontrar algunas comunidades de cardones en ambos extremos del arco de los riscos, y especies como las halófilas, que resisten bien a la brisa del mar saturada de sal, la fuerte insolación y el viento dominante. En las partes de los escarpes, por encima de los 500-600 metros, se alinean restos de sabinares (zona sur y suroeste), para, en el mismo borde del risco, surgir el pino canario, representante del piso montano.

Hierro recién forjado

El Hierro es una isla joven, cuya formación ha continuado hasta tiempos históricos, como demuestra la última erupción de La Restinga de 2011. Para algunos autores, su historia geológica comenzó hace tan sólo tres millones de años, para otros, en cambio, su origen es aún más reciente, remitiendo las primeras etapas de su formación al periodo pleistocénico, hace aproximadamente dos millones de años. Un territorio en extremo joven si se lo compara por ejemplo con algunas cronologías registradas en Fuerteventura – la isla más vieja- cuyas dataciones más antiguas se han acercado a los 40 millones de años.

De todas formas, el proceso de formación de la Isla no ha sido un todo homogéneo. En esos tres millones de años se pueden distinguir diferentes etapas geológicas, que se agrupan en tres grandes periodos: las series antigua, intermedia y reciente. La primera, la denominada serie antigua, comenzó tres millones de años atrás con erupciones, cuyas coladas se abrieron camino a través de numerosas fisuras. Estas emisiones basálticas, que se desarrollaron prácticamente sin interrupciones, crearon el complejo basal (la base) de la primitiva isla. De este periodo es la parte oriental de El Golfo; algunas coladas ubica das cerca del Pico de Malpaso, nada, menos que a 1.400 metros de altura y los riscos y acantilados de Las Playas. La exigua extensión de estos materiales se debe en gran medida al extraordinario avance que experimentaron las coladas de la posterior serie intermedia, que cubrieron materialmente en toda la Isla a los de la serie antigua.

La serie intermedia no tiene un inicio exacto, aunque su conclusión podría situarse en torno al año 4.000 a.C. Estas emisiones volcánicas están presentes en toda la geografía insular, con la excepción precisamente de Las Playas. Sus coladas se superpusieron a las anteriores creando en algunos puntos acumulaciones de hasta cien metros de espesor. La abundancia de los materiales volcánicos de esta época fue la que hizo caer a los geólogos más antiguos en la idea de la gigantesca explosión de una caldera formada en El Golfo.

Por último, la serie reciente comenzaría al concluir la anterior, hace aproximadamente 6.000 años. Estas erupciones se caracterizaron por emisiones de lava de escasa proporción, aisladas y conferidas a lugares muy concretos de la Isla, como ocurrió en 1793 con el volcán del Lomo Negro, muy cerca de la Hoya del Verodal o la comentada erupción de La Restinga de 2011. De todas formas, como ocurre con el resto de las Islas, la dinámica de su formación y desmantelamiento no es un proceso concluido. Los volcanes, los agentes atmosféricos, el mar y el hombre siguen en ello.

Mapa del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro

Guía práctica del Monumento Natural de Las Playas

Descripción del Monumento Natural de Las Playas

El Monumento Natural de Las Playas se encuentra situado en la franja costera del sureste de la isla de El Hierro, estando su territorio repartido entre los municipios de Valverde y El Pinar. El espacio, protegido por la Ley de Espacios Naturales de Canarias, abarca una extensión de 10 kilómetros cuadrados y sólo se refiere a los escarpes del cantil y no al amplio y valioso depósito de sedimentos situado a sus pies. La zona protegida se extiende hacia el sur siguiendo el acantilado marino actual y englobando también a la Hoya de María, uno de los conos que participaron en el proceso de creación del escarpe.

Qué ver también en el Monumento Natural de Las Playas

  • Miradores. Las laderas de Las Playas ofrecen varios puntos para contemplar las dimensiones de la depresión. Algunos de ellos han sido acondicionados como miradores, como los de Isora (870 m.) y de Las Playas (ver mapa).
  • Risco de los Herreros. Es la parte más elevada del semicírculo formado por las laderas (1.085 m.). Debajo de este risco, en la base del escarpe, surge un centro de emisión de lavas, hoy muy alterado por la erosión, puro que debió desarrollar una intensa actividad, tal como demuestran los materiales dispersos actualmente a sus pies, en los depósitos sedimentarios a pie de risco (glacis).
  • Roque de Bonanza. La erosión ha sido tan intensa en ciertos puntos que incluso algunos paredones basálticos, duros y compactos, no han resistido, como demuestra en la amplia playa de cantos el Roque de Bonanza, también llamado ‘Roquitos de Niz‘. Originariamente formaba parte del risco, pero la erosión desplomó sus conexiones con tierra, aislándolo.

Cómo ir al en el Monumento Natural de Las Playas (rutas)

El Monumento Natural de Las Playas de El Hierro puede recorrerse a lo largo y a lo ancho siguiendo la única carretera asfaltada que lo comunica y algunos de los senderos que descienden desde los caseríos de la Meseta de Nisdafe.

  • Ruta 1 (R1). Valverde-Parador de Turismo. En coche, (19 km./20 minutos, ida). Asfalto en buen estado, salvo ocasionalmente en las inmediaciones del túnel. Un cómodo itinerario que conduce, por la carretera que va al Puerto de La Estaca, hasta el Parador Nacional de Turismo del Hierro. Esta ruta se puede ampliar siguiendo una pista de tierra que arranca justo detrás del parador. En cualquier caso, este trazado sólo es transitable a pie o en todoterreno, sobre todo, en invierno. El recorrido permite contemplar el espacio protegido, los riscos de Las Playas y los acantilados que siguen la costa hasta casi La Restinga.
  • Sendero 1 (S1). Isora-Las Playas. A pie (4 km./1.45 horas, aprox, ida). Dificultad: alguna. El itinerario parte del pueblo de Isora en dirección al mirador del mismo nombre. Desde allí, un sendero desciende hasta Las Playas siguiendo en paralelo el curso del Barranco de El Abra. El camino atraviesa todo el escarpe formado por acumulaciones de ceniza compactada (piroclastos), siendo un itinerario interesante para comprobar de cerca la especial adaptación de algunas especies vegetales y cada una de las capas geológicas que componen las laderas.
  • Sendero 2 (S2). Las Casas-Playa de los Cardones. A pie, (2,5 km./l hora, aprox, ida). Dificultad: alguna. El sendero arranca del caserío de Las Casas en lo alto del risco hasta la carretera del Parador de Turismo del Hierro y la playa. Si el camino anterior desciende por la ladera norte, éste lo hace por el escarpe situado al sur del arco.
  • Sendero 3 (S3). Taibique-Playa Dulce. A pie (4 km./2 horas, aprox, ida). Dificultad: alguna. Este sendero parte del pueblo de Taibique siguiendo un camino que desciende hasta el borde de los riscos por el cauce del Barranco de la Vieja. A partir de ahí se baja el escarpe por la zona de Las Esperillas, sin abandonar la senda hasta la playa. El itinerario pasa cerca de un conchero y una cueva de enterramiento aborígen de Los Santillos.
  • Sendero 4 (S4). (Carretera general a La Restinga-Playa del Pozo. A pie (2,5 km./1.30 horas, aprox, ida). Dificultad: poca. El punto de partida de la senda está situado a 5 kilómetros de Taibique en la carretera a La Restinga. El sendero arranca en el lado izquierdo de la vía a la bajada, justo al pie de la Montaña de La Lajura. El camino bordea en su trayecto a la playa, la Hoya de María, uno de los conos que contribuyó a la creación del cantil en ese punto.

Dónde comer en la zona del Monumento Natural de Las Playas

  • Parador Nacional de Turismo del Hierro. En Las Playas, cocina canaria.
  • Restaurante ‘Bohemia’, en El Abra. Más modesto. 

Dónde encontrar alojamiento en El Hierro

Clica en el enlace que sigue para ver una selección de alojamientos para hacer senderismo en Isora El Hierro, el pequeño pueblo que se sitúa sobre el espacio del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro y sus miradores.

Algunos consejos útiles

Aunque el túnel de Las Playas fue diseñado para reducir el riesgo de los desprendimientos, el peligro sigue ahí. En invierno, las lluvias continúan desplazando tierras y piedras pendiente abajo erosionando un paisaje que tiene su origen en el desgaste por la acción de las escorrentías. Ante la inconsistencia del terreno, evita en días de viento y lluvia. Los senderos del espacio pueden quedar impracticables en los meses que van de octubre a febrero.

Más información

  • FERNÁNDEZ-PELLO MARTÍN, Laura (1985): ‘Comentario del mapa morfológico de la isla de Hierro‘. Revista Geografía de Canarias, nº 1. La Laguna.
  • FERNÁNDEZ-PELLO MARTÍN, Laura: ‘Los paisajes naturales de la isla de Hierro‘. Cabildo Insular del Hierro. Santa Cruz de Tenerife, 1989.
  • SANTOS GUERRA, Arnoldo: ‘Contribución al conocimiento de la flora y vegetación de la isla de Hierro (Islas Canarias)’ Fundación Juan March, 1980.

Vista aérea del espacio del Monumento Natural de Las Playas de El Hierro.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: