Anuncios
No te lo puedes perder

Santuario de Nuestra Señora de las Nieves: sequías palmeras lustrales

Me gustaría contarte la historia del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma. Un lugar clave para entender de tradiciones palmeras. Y yendo al principio de todo, el nacimiento de las Fiestas Lustrales de la Virgen de las Nieves en la isla de La Palma se sitúa en 1676, cuando el obispo de la Diócesis hizo bajar la imagen a la ciudad con la intención de hacer algo para acabar con la pertinaz sequía que asolaba los campos palmeros en aquellos días. El éxito de concurrencia fue suficiente para que el acto quedara fijado definitivamente con una periodicidad de cinco años. Lo que en un principio fue un acto de fe religiosa ha acabado convirtiéndose al correr de los años en una de los eventos más celebrados del calendario festivo de Canarias.

Se desconoce el origen y el año exacto de la fundación de la primera ermita de Nuestra Señora de las Nieves, aunque es probable que se produjera a finales del siglo XV, después de que, en 1496, el conquistador de La Palma, Alonso Fernández de Lugo obtuviera permiso de los Reyes Católicos para repartir tierras en la isla.

Interior del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma

Interior del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma.

El primer documento conocido que hace referencia al topónimo de Las Nieves es precisamente una data (acta de repartimiento) de 1507 que menciona la entrega de un solar de cincuenta codos en las proximidades del lugar de ‘Santa María de las Nieves’ (Archico Poggio).

Sin documentos que confirmen tajantemente la erección de la ermita por esos años, resulta lógico pensar que, si en 1507 el sitio ya recibía el nombre de la Virgen es porque en aquella loma ya había una pequeña iglesia dedicada en su honor.

De todas formas, la relación más antigua que nos ha llegado del archivo del santuario es un libro de visitas de la década siguiente, cuyas primeras anotaciones corresponden a marzo de 1517. En ellas, se citan los mayordomos (administradores) y visitadores apostólicos de ese año y el siguiente, y algunas relaciones administrativas de una fundación que parecía consolidada. La primera información que se recoge sobre obras y materiales constructivos empleados en el edificio no aparece hasta el año 1520, cuando se justifican los gastos de un tirante para una cubierta de madera y la portada. Ambos elementos no han sobrevivido, desaparecieron en las reedificaciones y reformas posteriores de los siglos XVII y XVIII.

Por referencias indirectas (la ubicación de unas ventanas) se puede deducir también que aquel primer edificio debió ser un espacio cuadrangular, orientado de este a oeste, en el mismo sitio, aunque perpendicular al sentido de la construcción actual. Un inventario completo de objetos de la pequeña iglesia que data de 1522 -el segundo que se conoce- explica por sí mismo las dimensiones de la modesta fundación. Sólo se habla de unos pocos objetos. Entre los que ya se cita una figura de la Virgen de las Nieves que probablemente se corresponda con la actual (29)(*), sobre todo por su antigüedad.

Imagen de Nuestra Señora de las Nieves de La Palma

Imagen de Nuestra Señora de las Nieves de La Palma.

Las demás piezas son un lienzo de Nuestra Señora del Populi y una figurilla dorada de la Virgen, ninguna de las cuales se ha conservado. Entre 1522 y 1525, fecha de otro inventario, únicamente se adquirieron para el culto dos tallas, la de San Sebastián y de San Roque. Sin embargo, las disponibilidades económicas cambiaron a la par que la economía de la Isla de La Palma, justo en el momento en que el territorio insular sufrió un importante desarrollo de la mano del cultivo de la vid y de la caña de azúcar.

En 1525, se decidió reconstruir el templo, ya fuera por sus escasas dimensiones, o por que el edificio presentaba ya los defectos de toda construcción provisional. Algo que ocurrió con frecuencia en otras fundaciones religiosas canarias que se levantaron en los primeros años que siguieron a la conquista de las Islas. Muchas de ellas tuvieron que ser demolidas debido a la baja calidad de los materiales con los que fueron levantadas.

En este sentido, llama la atención un hecho curioso. En ese año de 1525, se debatió la reconstrucción de la iglesia, pero también la reelección del administrador –un tal Antón Pérez- que obtuvo su confirmación en el cargo “por ser persona desocupada y tener su hacienda junto a la ermita”, se dijo en su favor.

De todas formas, cuando Antón Pérez murió en 1530, todas las tierras de Las Nieves que incluían 18.000 cepas de vid, además de otras propiedades y objetos pasaron a la administración de la ermita que dedicó una parte de los beneficios a la conclusión de la capilla mayor, por entonces en obras. Visto que la renta era suficiente para edificar la única capilla, la subasta se hizo pública en 1539.

Imagen de San Miguel Arcángel del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma

Imagen de San Miguel Arcángel del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma.

La plaza que hoy se abre al costado del santuario fue nivelada en 1543, cuando se decidió acondicionar un lugar en el que pudieran formarse las procesiones religiosas. Hay que tener en cuenta que el espacio útil de la loma, al menos hasta mediados del siglo XVI, era un lugar formado por terrenos agrícolas, fundamentalmente viñas. De hecho, en 1543 hubo que deslindar las paredes de la iglesia de los terrenos agrícolas que corrían desde el Roque de las Nieves, situado tras la Casa de los Romeros, a la misma puerta lateral de la iglesia.

Para 1545, el cuerpo del edificio tenía levantados sus muros, aunque no se había techado. Pero en 1552, la techumbre ya tenía cerrado con tejas traídas de Portugal y se había embaldosado el suelo. Y fue en enero de ese año cuando se bendijo la ermita en la que la que hasta entonces se habían invertido 27 años de trabajos. Sin embargo, aún quedaba mucho por hacer.

Por ejemplo, la primera sacristía, que no fue completada hasta 1574; y otros detalles como el enrejado de la capilla -hoy desaparecido- que no se colocó hasta 1568. Precisamente en ese año, se decidió construir una casa que sirviera de refugio a los fieles que velaban a la Virgen. Obra que se tradujo en la primera Casa de los Romeros que tuvo el santuario. No obstante, la incomodidad que ocasionaba para las procesiones el lugar elegido fue suficiente para ordenar su derribo y el cambio de lugar al que hoy ocupa (1644). Ampliada en 1960 y restaurada en 1975, la Casa de los Romeros -situada al otro extremo de la plaza, frente a la puerta lateral del santuario- es un ejemplo de arquitectura tradicional de La Palma, con su balcón y sus entablamentos de madera.

Nuevas reformas

Aún no habían pasado cien años de las primeras reformas del siglo XVI, cuando el vicario de La Palma y mayordomo de la ermita, Diego de Guisla y Van de Walle, urgió para que se ampliara y se adecentara la iglesia (1646). Por los libros de cuentas, se puede seguir cada uno de los pasos de las reformas.

Púlpito del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma

Púlpito del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma.

Así, en 1648, consta que se había ensanchado la capilla, ganando terreno a la sacristía. Esta última hubo de ser derribada, el arco de la nave fue cambiado por otro más alto y más ancho y se pintó la capilla. En 1664, la iglesia aún sufrió cambios más importantes, cuando los pies del templo se alargaron unos seis metros y las paredes ganaron altura; se dijo que para albergar al creciente vecindario que acudía a la ermita en los días de la festividad de la Virgen.

Los trabajos fueron concluidos en 1665. Para conmemorar la obra, el mayordomo Diego de Guisla mandó esculpir su nombre y la fecha de la construcción en la clave del arco principal de entrada al templo, debajo del balcón, dónde aún se puede ver.

Precisamente ese balcón (2) no es el original. El actual, que data de 1978. reproduce un antiguo saledizo cubierto de tejas característico de las ermitas palmeras. Las últimas grandes obras de la iglesia propiamente dicha se desarrollaron en los últimos años del siglo XVII y mediados del XVIll, cuando se alargó la sacristía y se construyó el camarín (1672) (K).

Para evitar sacar la imagen de la Virgen por el interior de la iglesia. Un gasto consignado en la relación de 1740 hace referencia a una cantidad destinada al arco de cantería de la capilla (arco toral), que probablemente fue reconstruido por segunda vez. De esa época es el pavimento que aún perdura en la nave (1703) y el pórtico lateral de estilo renacentista (1713) (40), algo anacrónico para su época, tal vez inspirado en el que existe en el de la Iglesia del Salvador de Santa Cruz de La Palma.

El artesonado mudéjar de la capilla mayor fue sustituido en 1876 por una techumbre decorada y pintada por Ubaldo Bordanova, pintor madrileño avecindado en Santa Cruz de La Palma en esos años. Las últimas grandes obras del santuario tuvieron lugar en 1978, cuando se construyó el Museo de Arte Sacro de Santa Cruz de La Palma (D), en el lado izquierdo de la iglesia. El lugar elegido era el ocupado por el llamado ‘Cuarto de los Hermanos, situado entre el baptisterio y la sacristía.

Retablos

Los altares que hoy exhibe el Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma no son los originales de la primera fundación. Desde el primero que se conoce (1520), se han sucedido unos a otros al ritmo que imponían las ampliaciones de la iglesia. Así, los hubo desde los netamente barrocos (1576), hasta incluso los de azulejos (1568). El retablo mayor actual (J) es una obra barroca, dorada y policromada, realizada en 1707 por el maestro Marcos Hernández.

Su triple hornacina separada por columnas acoge la figura de la Virgen de las Nieves de terracota (19), probablemente gótica del siglo XV, a la que acompañan las de San Lorenzo Diácono (31) y San Bartolomé Apóstol (30), ambas flamencas de finales del siglo XVI.

Lámpara artística del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma

Lámpara artística del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma.

Los cuatro retablos de hornacina única y de estilo barroco de la nave son también obras de muy diferente época. El Calvario (G) está formado por imágenes del Cristo del Amparo, San Juan Evangelista y la Virgen de los Dolores (22), tallas flamencas adquiridas en 1568, cuyo lugar original estaba situado sobre el arco de la capilla mayor. Este altar es ligeramente anterior en el tiempo al de Nuestra Señora del Buen Viaje (H), al que sirvió de modelo en 1768.

En el interior de éste está colocada la virgen homónima (39), una pequeña figura barroca del siglo XVII. Los dos últimos altares corresponden al de San Miguel Arcángel (E) y al de Nuestra Señora de los Ángeles (F) que fueron realizados a finales de la década de 1930 por Francisco Arnau, profesor por esa época de la Escuela de Artes y Oficios de Santa Cruz de La Palma.

El primero acoge una figura flamenca de San Miguel del siglo XVI (16) sometiendo al dragón; y la segunda a una talla de la Virgen (43) que aparece por primera vez en los inventarios de la ermita en 1532. A los pies de las naves y dentro de sendas urnas, se encuentran dos tallas policromadas que representan a San Antonio de Padua (1779) (4) y San José (1757) (5).

Además de los retablos en el cuerpo de la iglesia, destaca un púlpito barroco policromado y dorado de ocho lados (20). Esta pieza consta inventariada por primera vez en 1672. También a los pies de la iglesia, se sitúa el baptisterio () construido hacia mediados del siglo XVII. La pila de mármol de su interior (12) fue traída de Sevilla en 1667, época en la que llegaron las benditeras (3) colocadas a ambos lados de la entrada (6).

El Santuario de Nuestra Señora de las Nieves de La Palma acoge sólo en las naves y en la capilla mayor una treintena de pinturas, en las que abundan unos curiosos exvotos marineros que hablan de la relación del culto mariano con el mundo de la mar. De todas formas, el santuario guarda algunos óleos singulares como los de San José y San Joaquín (42), la Purísima Concepción (46), atribuidas al pintor Juan de Miranda. El resto de las pinturas presenta un valor relativo, desconociéndose en la mayoría de los casos su autor, como ocurre con las tablas del siglo XVIII (26 y 34) y la representación de la Sagrada Familia del siglo XVIII conservada en la sacristía.

Tradición en el Santuario de Nuestra Señora de Las Nieves

El origen de las Fiestas Lustrales de la Virgen de las Nieves de La Palma nacieron durante la estancia en la isla del obispo de la Diócesis Bartolomé García. La Palma atravesaba una sequía y se pensó que la mejor forma de mitigarla, dada la devoción de los palmeros sobre la imagen, era bajarla en procesión hasta la Iglesia del Salvador de Santa Cruz de La Palma para con ello conseguir las tan ansiadas lluvias. Según cuentan las crónicas, el prelado vio tanto fervor mariano entre las gentes del pueblo que fijó la norma de que los actos se repitieran cada cinco años, de ahí lo de lustrales.

Benditera del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma

Benditera del Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma.

Así fue como nació la conmemoración que consiste en acompañar a la imagen desde su ermita a la ciudad. Los gastos derivados de los festejos fueron sufragados desde un primer momento, atendiendo a los días de estancia, por representantes de la milicia, de la Justicia y por el mismo Obispado. Sistema al que nunca le faltaron donaciones sustanciosas, sobre todo por parte de los ricos hacendados de la isla de La Palma.

Las celebraciones en Santa Cruz de La Palma incluyen, entre otras actuaciones, una representación de bailes dieciochescos, la famosa Danza de los Enanos, el Carro Alegórico y Triunfal o el Diálogo entre el Castillo y la Nave que evoca el pasado marinero de la ciudad. Las celebraciones fueron declaradas fiestas de interés turístico en 1965. Tienen una duración de seis semanas.

(*) Las letras mayúsculas entre paréntesis que aparecen en el texto se refieren a la localización de algunas dependencias y los retablos del templo en el plano de la iglesia adjunto. Los números de una y dos cifras, también entre paréntesis se relacionan con las esculturas, las pinturas y otras obras menores también en el mismo plano.

Plano del Santuario de Nuestra Señora de las Nieves de Santa Cruz de La Palma

Dependencias y retablos

A. Coro. B. Cuarto-almacén. C. Baptisterio. D. Museo Insular de Arte Sacro. E. Retablo de San Miguel Arcángel. F. Retablo de Nuestra Señora de los Ángeles. G. Retablo del Calvario o de Nuestro Señor del Amparo. H. Retablo Mayor de Nuestra Señora del Buen Viaje. I. Capilla mayor. J. Retablo mayor. K. Camarín de la Virgen.

Esculturas, pinturas y otras obras menores.

1. Portada sur. 2. Campanil (arriba). 3. Benditeras. 4. San Antonio de Padua. 5. San José. 6. Cancel. 7. Órgano. 8. Cuadro de la Aparición de la Virgen. 9. Pintura de la Coronación de la Virgen y tabla de mármol alusiva al nuncio Tedeschini (1930). 10. Exvoto de un naufragio. 11. Cuadro religioso. 12. Pila bautismal. 13. Pintura de la Aparición de la Virgen. 14. Cuadro de Santa Ana, la Virgen y el Niño. 15. Confesionarios. 16. San Miguel Arcángel. 17. Óleo de la Adoración de los Reyes y exvoto marinero (1704). 18. Representación de la Virgen de las Nieves y Desposorio de la Virgen. 19. Cuadro de la vida de María y exvoto marinero. 20. Púlpito. 21. Cuadro de santos. 22. Cristo del Amparo, San Juan Evangelista y La Dolorosa. 23. Guiones. 24. San Juan Bautista. 25. Óleo de la Anunciación. 26. Tabla de la Bajada de la Virgen. 27. Baranda de plata (1757). 28. Altar. 29. Virgen de las Nieves. 30. San Bartolomé Apóstol. 31. San Lorenzo Diácono. 32. Ángeles tocadores. 33. Pila bautismal. 34. Tabla de la Bajada de la Virgen. 35. Pintura del siglo XVIII. 36. Óleo de San José y el Niño. 37. Frontal de plata. 38. Sagrario expositor (1713-1720). 39. Nuestra Señora del Buen Viaje. 40. Portada este. 41. Pintura de San José. 42. Cuadros de San José y San Joaquín y el Abrazo de Santo Domingo y San Francisco. 43. Virgen de los Ángeles. 44. Óleo de la Natividad de María. 45. Exvoto marinero. 46. Purísima Concepción y exvoto marinero. 47. Exvoto de un naufragio. 48. Lámparas (siglo XX).

Guía práctica del Santuario de Las Nieves de La Palma

Al Real Santuario de la Virgen de las Nieves de La Palma, se llega fácilmente desde la capital de la isla, siguiendo, por ejemplo, la salida norte (5 kms.), señalizada.

Qué ver también

  • Museo Insular de Arte Sacro. Pregunta por su apertura al público en la casa rectoral. Frente a la iglesia, al otro lado de la plaza.

Dónde comer cerca del Santuario de Las Nieves de La Palma

Hay un pequeño bar en la Plaza de las Nieves, al que algunos llaman ‘merendero’, donde se sirven bebidas y tapas. En los alrededores, ‘Parrilla Las Nieves’. Hay restaurantes aceptables en la carretera de Las Breñas y, sobre todo, en Santa Cruz de La Palma. Una buena zona donde encontrarlos, la Avenida Marítima.

Dónde alojarse en Santa Cruz de La Palma

Aquí te dejo una relación de hoteles y apartamentos en la zona de Santa Cruz de La Palma para que nada te falte en tu estancia en la isla.

Direcciones y teléfonos útiles

  • Parroquia de Las Nieves, s/n. Santa Cruz de La Palma. Telf. +34 922 416 337.

Más información

  • FERNÁNDEZ GARCÍA, Alberto: ‘Real Santuario Insular de Nuestra Señora de las Nieves. Editorial Everest. León, 1980.

Vista aérea del Santuario de Nuestra Señora de las Nieves de La Palma

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (102 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: