Anuncios
No te lo puedes perder

Iglesia de San Juan Bautista de Telde: la larga sombra del flamenco

La Iglesia de San Juan Bautista de Telde recibe diariamente decenas de visitantes que sienten atraídos por dos de sus exclusivas obras de arte: el retablo de pincel de la Natividad y, sobre todo, el del altar mayor. Ambas obras flamencas ensombrecen otras realizaciones artísticas de calidad y gran valor, como las cuatro tallas de Luján Pérez, los tres retablos barrocos, el Cristo indiano, la abundante imaginería popular o los frescos de Jesús Arencibia. En la parroquia de San Juan Bautista, la larga sombra de lo flamenco resta brillo al arte menor.

La primitiva Iglesia de San Juan Bautista de Telde fue levantada en 1483 junto a un fuerte rematado por cuatro torres, construido por Pedro de Vera, en lo que hoy es la plaza de San Juan de Telde. En realidad, aquella iglesia no era mas que una pequeña y frágil ermita fabricada con piedra y barro. Ese primer templo, del que no queda nada, fue construido por el caballero Hernán García del Castillo ‘El Viejo’ y se derrumbó antes de 1519.

Interior de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Interior de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

De ese año ya es un primer documento notarial que hace referencia al acarreo de piedras y arena para una construcción, que con toda seguridad es la del futuro templo de San Juan. Existe cierta controversia sobre los canteros que intervinieron en las primeras obras del edificio. Parece probado que Diego Alonso Montaude, director de las obras de la Catedral de Santa Ana, no participó en las de San Juan, porque debió abandonar Gran Canaria hacia 1504.

Pasando por encima de algunos constructores del primer tercio del siglo XVI, cuyas intervenciones debieron ser escasas, porque no han quedado rastros notariales algunos, el primer alarife documentado es Juan de Palacios (1533-1543), arquitecto también por aquella época de la Catedral de Santa Ana.

Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Portada del templo

Juan de Palacios es el encargado de terminar el recinto de la iglesia, gracias a la contribución de tres familias que con algunas dificultades hicieron fundación en las primeras capillas del templo. Bartolomé Martín ordenó la construcción de la de San Bartolomé, hoy del Sagrado Corazón (F) (*) (1538); Francisco Carrión y su familia se hicieron cargo de la Capilla de la Concepción, hoy de San José (K), en 1531; y la mayor, que no fue concluida hasta 1539, permaneció bajo el patronazgo de los García del Castillo.

Aquella primera iglesia constaba de tres naves rematadas con un tejado de doble vertiente partido en tres secciones, que correspondían con la cubierta de cada nave (ver el dibujo situado sobre el plano adjunto). Bajo ella debía abrirse un artesonado mudéjar. La nave central era unos tres metros más alta que las laterales y recibía la luz de 12 ventanas ojivales abiertas en los muros.

Esta cubierta se desplomó en diciembre de 1834 y fue sustituida por la actual de cañizo, realizada entre 1835 y 1843. Las columnas que sostienen la techumbre presentan fustes cilíndricos que se apoyan sobre basamentos octogonales, algo que no es común en Canarias.

Esta característica encuadra a la iglesia en una etapa intermedia entre los pilares octogonales del mudéjar sevillano de 1500 y las columnas monolíticas del arte morisco insular. El enladrillado del suelo es de 1731 y bajo él se enterró durante más de 350 años (549 personas sólo en 1799).

Portadas

Una de las primeras realizaciones del templo debió ser la conclusión de la portada principal (principios del siglo XVI) (A), atendiendo en particular a su estilo. Se trata de un arco apuntado, en cuyo interior (arquivoltas) el cantero labró hojas de acanto y otras plantas, pero también una cabeza humana con cuerpo de ave, dos pelícanos, un minotauro, una serpiente, un murciélago con rostro humano y una figura con cabeza de vaca. Las columnillas de los extremos, como su decoración de bolas, es de estilo Reyes Católicos, mientras que sus basas pertenecen al manuelino portugués.

Portada lateral de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Portada lateral de la iglesia

Sobre el amplio alfiz se sitúa una estatuilla de San Juan Bautista (2). La puerta principal (1) lue realizada en tea a comienzos del siglo XVIII y decorada con tachones de bronce. Los aldabones de bronce con la figura de un dragón (1706) se deben a la mano del maestro artesano Blas González. Las cantoneras y las bocallaves de la puerta está decoradas con el águila bicéfala de los Austria, monarquía reinante cuando fueron fundidas las piezas, La Puerta de la Huerta (31), la que da a la Plaza de San Juan, es más simple, circunscribiéndose su ornato al alfiz y a los capiteles que enmarcan el arco apuntado. Aún más simple es el arco también ojival de la puerta sur (32), por la que se accede a la casa parroquial.

La única torre con que contaba la Iglesia de San Juan Bautista de Telde (ver dibujo) fue derruida en 1909 para construir las dos actuales (B), realizadas en cantería azul. El primer campanario (1672) fue una de las cuatro torres que pervivieron del primitivo fuerte levantado por Pedro de Vera. La torre de cuatro cuerpos de la iglesia sirvió además como atalaya para vigilar la costa ante los ataques piráticos, y para observar la llegada de los navíos mercantes a los fondeaderos de Gando y La Garita (Puerto de la Madera). Fue transformada por Benito Lucero, otro de los arquitectos de la Catedral.

Capillas y dependencias

Las tres capillas del templo se ampliaron a cinco durante el siglo XVII, con la construcción de la capilla del Rosario (1633) (M) y la de San Ignacio de Loyola, hoy del Carmen (1696-1699) (D). La del Rosario fue encargada por la cofradía homónima y terminada por el maestro cantero Andrés Hernández y el carpintero Roque Mejías, que cortó la madera en los pinares de Tirajana. Con esta madera se hizo la cubierta mudéjar de la capilla -desaparecida en el desplome de 1834- pero probablemente también la de la capilla del Carmen (D) y las del Sagrado Corazón (F), San José (K) y el baptisterio (O). La originaria capilla de San Ignacio de Loyola (D) fue promovida económicamente por Francisco Yáñez, originario de Los Realejos (Tenerife). Su familia recibió ‘sepultura en el recinto (7).

Altar mayor de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Retablo del altar mayor

Por otro lado, el primer baptisterio del templo estuvo colocado desde el siglo XVI en un rincón de la iglesia, donde quedó hasta que hacia 1770 se inició la construcción del actual (O), obra de Diego de Estévez, aunque las armaduras mudéjares de su cubierta fueron realizadas por el maestro Antonio de Almeida. El baptisterio contiene una pila (33) de mármol de Carrara (hacia 1770), que sustituyó a la pila verde de barro cocido de loza sevillana del siglo XY, y que hoy se encuentra en la iglesia de San Miguel de Valsequillo.

Las paredes del baptisterio están decoradas con pinturas al fresco del pintor Jesús Arencibia (1948) (34). Los tres paneles presentan diferentes escenas del tema del pecado original. Las sacristía mayor es de 1747, aunque existen otras cuatro menores, la de San José, Nuestra Señora del Rosario, San Bartolomé y San Ignacio, que sirven tanto de almacén como de depósito de numerosas obras menores, entre las que se cuentan algunas tallas de cierto valor, mobiliario antiguo y abundantes piezas de orfebrería. En las sacristías se guardan también algunos cantorales de los siglos XVII al XIX, restaurados por los franciscanos del convento que existía en Telde. El balcón que cuelga de una de las sacristías en la trasera del edificio (1802) (39) es obra del carpintero Juan de Ortega.

Acceso al patio de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Acceso al patio de la iglesia

El primer coro de San Juan Bautista estuvo situado en el centro de la nave mayor en el siglo XVI y estaba formado por 21 sillas, incluida la del obispo. En el siglo XIX pasó a ser coro alto al ocupar la parte interior de la fachada (P).

El lugar quedaba iluminado, como ahora, como un pequeño rosetón circular y vidriado abierto en el frontis. Probablemente Luján Pérez prestó su colaboración para la construcción del coro. El órgano actual (36) es el de la Catedral de Santa Ana, adquirido por la parroquia en 1862. Una auténtica reliquia como la misma iglesia.

Mercancías de Flandes

No hay duda de que las obras más sin singulares del templo de San Juan Bautista de Telde son los retablos flamencos, el del altar mayor y el de pincel del Nacimiento. Ambos llegaron a la Isla gracias al intercambio comercial, vinculado a las exportaciones de azúcar y vinos, que se estableció durante el siglo XVI entre los puertos de Flandes y Canarias. El políptico flamenco del altar mayor (18) se encuentra enmarcado en el centro y en la parte baja de otro construido en el siglo XVIII que ocupa todo el fondo de la capilla principal (H). Consta de seis paneles, que representan varias escenas de la vida de la Virgen (de izquierda a derecha y de arriba abajo: la Visitación, el Nacimiento, la Circuncisión, los Desposorios, la Anunciación y la Adoración de los Santos Reyes. El retablo, sobredorado y policromado, está tallado en altorrelieve y mide 2,90X2,40 metros, presenta 49 figuras, las principales de 45 centímetros de altura. El retablo fue traído a Gran Canaria por el conquistador Cristóbal García del Castillo antes de 1515 y está relacionado con el arte realizado en el taller del retablista Gerard Goris.

Tríptico de la Natividad de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Retablo del Nacimiento

El Tríptico del Nacimiento (13) de la Capilla del Sagrado Corazón (F) fue donado también por el fundador Cristóbal García del Castillo a la parroquia a su muerte.

La pieza flamenca del siglo XVI consta de tres paneles pintados, que representan: la Adoración de los Pastores (central), la Adoración de los Magos (derecho) y la Anunciación (izquierdo). La parte posterior de uno de los paneles recoge la figura de cuerpo entero de su donante.

Sin embargo, la iglesia conserva otros seis retablos de diferente interés artístico. El del altar mayor (I) fue realizado por Antonio de Almeida entre 1752 y 1756. El retablo que rodea al políptico flamenco está dominado por estípites (soportes) de doble tronco de pirámide y por una decoración llena de curvas y contracurvas. El retablo fue dorado por el pintor Jerónimo Acosta, nacido en Tara. El sagrario del altar mayor (21) es obra de Diego Martín de Campos (1701).

El retablo de San lgnacio de Loyola, hoy del Carmen (1699) (E) es un altar manierista realizado en cantería sobredorada, que cubre todo el fondo de Ia capilla gracias a cinco lienzos de diferente tamaño. Sus cuatro Santos Jesuitas (1727-1728) fueron pintados por Juan Manuel de Silva (1687-1751). De abajo arriba y de izquierda a derecha, los cuadros representan a: San Francisco Javier predicando, San Luis de Gonzaga, el abrazo de Santo Domingo y San Francisco, de Hernández de Quintana (1651-1725), San Estanislao de Kostka y San Francisco de Borja, sin duda el personaje mejor representado.

Retablo de la Virgen del Rosario de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Retablo del Rosario

El retablo barroco del Rosario (N), por su parte, fue concluido hacia 1750 por los maestros Antonio de Almeida y Juan de Ortega. Se trata de un curioso altar con trazas propias de los retablos vitrinas, que estaba decorado con ornatos que recuerdan ciertos gustos indianos. No en vano, la obra fue financiada por una religiosa teldense radicada en América.

Los últimos tres retablos corresponden a los del Sagrado Corazón, San José y el de las Animas. El de las Ánimas del Purgatorio (C). que está formado por un cuadro de grandes proporciones (1675), de autor anónimo, está enmarcado por un altar neoclásico, probablemente de principios del siglo XIX.

Los retablos de San José (L) y del Sagrado Corazón de Jesús (G) son las dos mitades de un templete circular construido a principios del siglo XIX para la nave central, pero que fue partido y trasladado a los lugares que hoy ocupan a mediados del siglo XIX.

Obras de talla

La Iglesia de San Juan Bautista de Telde conserva un rico muestrario de esculturas de distintas épocas y estilos. Destaca, por su singularidad, el Cristo del altar mayor (17), realizado por los indios tarascos en el que hoy es el estado mejicano de Michoacán. La figura, de la primera mitad del siglo XVI, mide 1,85 metros y pesa menos de siete kilos. Fue confeccionada con engrudo natural mezclado con el corazón del tallo del millo. La pintura se elaboró con una semilla denominada ‘axi’, que tiene la particularidad de reflejar los colores.

Retablo de San Ignacio de Loyola de la Iglesia de San Juan de Telde

Retablo de San Ignacio de Loyola

Destacan también las cuatro tallas del imaginero Luján Pérez, las de San Juan Evangelista (16), la primera de las fechadas del autor, y la Dolorosa(15); ambas de 1787; el San Pedro Mártir (1795) (20); y el San José (22) (1813). También llaman la atención otras esculturas originales, muchas de las cuales no se exhiben, como la talla flamenca de Nuestra Señora de la Encarnación o San Juan Bautista del siglo XVI, o las de San Pedro Mártir de Verona, San Rafael Arcángel, San Bartolomé, estas últimas del XVII, o la de los Apóstoles Dormidos, también del XVII, que corresponden, como tantas otras, a pasos de Semana Santa. Sin embargo, otras figuras, algunas de ellas de carácter popular, están ubicadas sobre altares. El San Amaro (21), por ejemplo, es una pieza del siglo XVI, el San Antonio de Padua (29), fue realizado por Miguel Gil Suárez a finales del siglo XVII. Las de Ia Virgen del Rosario (26), las del Carmen (8), la de San Ignacio de Loyola (10) y tal vez también la de San Sebastián (30), fueron realizadas entre 1600 y 1790. En cambio, las tallas del Sagrado Corazón de Jesús (14), San Ignacio de Loyola (24), Santo Tomás de Villanueva (23) o el San Juan Evangelista (probable-mente de Estévez) (16), corresponden a todo el XIX. El Señor de la Burrita (11) es de la década de 1950.

Baptisterio de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde
Baptisterio

Por lo que se refiere.a la pintura, San Juan Bautista reúne, además de las citadas, varias obras de cierto interés, como el San Bernardo (35) de Pedro de Moya y El Regreso de la Sagrada Familia de Egipto (3) del artista madrileño Castello, ambos de finales del siglo XVIII y enmarcadas con molduras claramente neoclásicas.

El templo guarda en sus dependencias otras pinturas barrocas con autor conocido o anónimas, pero también populares. De las que se muestran destaca el Via Crucis (4), realizado por el sacerdote José María Bosch en el siglo XIX.

(*) Las letras mayúsculas y entre paréntesis que aparecen en el texto se refieren a la localización en el plano adjunto de los retablos, algunas dependencias y obras mayores del templo; los números de una y dos cifras, también entre paréntesis, se relacionan con la ubicación de las esculturas y otras obras menores, todas en el mismo plano.

Retablos y dependencias

A. Portada. B. Torres. C. Retablo de Ánimas. D. Capilla del Carmen. E. Retablo de San Ignacio de Loyola, hoy del Carmen. F. Capilla del Sagrado Corazón de Jesús. G. Retablo del Sagrado Corazón de Jesús. H. Capilla mayor. I. Altar mayor. J. Sacristías. K. Capilla de San José. L. Retablo de San José. M. Capilla del Rosario. N. Retablo del Rosario. O. Baptisterio. P. Coro alto.

Tallas y obras menores

Puerta principal. 2. San Juan Bautista (figura). 3. Cuadro del Retorno de la Sagrada Familia de Egipto. 4. Via Crucis. 5. Cuadro de Animas. 6. Confesionarios. 7. Laudas de la familia Yáñez Ortega. 8, Virgen del Carmen. 9. San Blas. 10. San lgnacio de Loyola. 11. El Señor de la Burrita. 12. Candelabros. 13. Tríptico de la Natividad. 14. Sagrado Corazón de Jesús. 15. La Dolorosa. 16. San Juan Evangelista. 17. Crucificado. 18. Políptico flamenco. 19. San Juan Bautista. 20. San Pedro Mártir. 21. Sagrario. 22. San José. 23. Santo Tomás de Villanueva. 24. San Ignacio de Loyola. 25. Laudas. 26. Virgen del Rosario. 27. San Amaro. 28. San Nicolás de Tolentino. 29. San Antonio de Padua. 30. San Sebastián. 31. Puerta de la Huerta. 32. Puerta sur. 33. Pila bautismal. 34. Frescos de Jesús Arencibia. 35. Cuadro de San Bernardo. 36. Órgano.37. Puerta de acceso a la antigua torre. 38. Colgaduras de damasco rojo. 39. Balcón.

Plano de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde

Guía práctica

Breve descripción general

La Basílica Menor de San Juan Bautista de Telde (hacia 1515-1910) es una construcción de tres naves con crucero rectangular, flanqueada por dos capillas cuadrilongas, que son cabeceras de los cuerpos laterales. El conjunto está sostenido por columnas de fuste cilíndrico sobre la que se alzan arcos de medio punto que sostienen una bóveda de cañón de cañizo. Las arquerías de acceso a las capillas laterales y las de las puertas norte, sur y principal son ojivales. A los lados de las naves laterales se abren tres recintos más, que corresponden a dos capillas y al baptisterio. El edificio acoge en su interior realizaciones artísticas de todos los estilos que fueron referentes en sus más de quinientos años de existencia. La Iglesia de San Juan Bautista de Telde, junto a su plaza y los edificios históricos circundantes, fue declarada Conjunto de Interés Artístico en 1981.

Algunos datos útiles

El horario de misas de invierno es: de lunes a sábado a las 19.30 horas, domingos a las 07.30, 10.00 y 19.30 horas. En el horario de verano sólo cambian las misas de la tarde, que son a las 20.00. el resto permanece igual. Aunque la parroquia es visitada diariamente por más de 300 turistas, el templo no cuenta con guías propios. Juan, el sacristán, suele mostrar algunas de sus dependencias como un favor, si tiene poco trabajo. El teléfono de la casa parroquial es el 928 690 285. El párroco es un gran conocedor del templo y un jovial conversador. Ha descubierto la atribución de alguna pieza de autor desconocido. En Semana Santa, merece la pena ver los siete pasos de la parroquia.

Dónde alojarse en Telde

Si se quiere conocer la Iglesia de San Juan Bautista de Telde, el patrimonio de la ciudad y el del propio municipio, y alojarse cerca, detrás de este enlace tienes una relación de alojamientos en Telde.

Más información

– FRAGA GONZÁLEZ, Carmen: ‘Arquitectura mudéjar en Canarias’. Aula de la Cultura de Santa Cruz de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife, 1977.

– HERNÁNDEZ BENÍTEZ, Pedro: ‘Telde, sus valores arqueológicos, históricos y religiosos’. Telde, 1959.

Vista aérea de la Iglesia de San Juan Bautista de Telde.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (99 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: