Anuncios
No te lo puedes perder

Senderismo periurbano en La Palma: súbete a los Molinos de Bellido

Los Molinos de Bellido son cuatro pequeñas y antiguas industrias de molienda que aprovechaban la fuerza del agua canalizada para moler granos que se comercializaban en Santa Cruz de La Palma y en su entorno. Te invito a conocerlos en su medio natural.

Hoy en día están en desuso, pero sus estructuras albeadas, recortadas en los altos de Santa Cruz, siguen destacando sobre el paisaje. Una corta ruta de senderismo en La Palma en el entorno de la Santa Cruz de La Palma representa una invitación para descubrir estos elementos del patrimonio local palmero, pero también para admirar hermosas vistas sobre Santa Cruz.

Conjunto de los Molinos de Bellido

Molinos de Bellido

Los Molinos de Bellido pertenecieron a un capitán y regidor del Cabildo de La Palma, Juan Vandewalle de Cervellón. Vandewalle utilizaba con frecuencia el segundo apellido de su abuela (Bellid), de ahí que estas industrias fueran conocidas por ese nombre alterado.

Para Vandewalle lo de los molinos fue un negocio redondo. Cedió en 1609 terrenos de su propiedad en unas huertas sobre la capital palmera para canalizar el abastecimiento de agua a Santa Cruz de La Palma y aprovechó la acequia para llevar el agua con la que mover las piedras de moler de sus industrias.

Los molinos que se han conservado, de los 13 que llegaron a existir en el lugar en el siglo XIX, tienen diferente antigüedad. En el estado actual, dos son del siglo XVIII y los otros, del XIX. Pero todos dejaron su actividad a lo largo del primer tercio del siglo XX. Los más antiguos, que no han sobrevivido, estaban hechos de madera, los que se instalaron después y los de Bellido, se levantaron de mampostería con piedra y cal.

Vista desde la parte alta de los Molinos de Bellido

Vista desde la parte superior de los Molinos de Bellido

Los molinos palmeros de la época eran promovidos por personajes acaudalados, como los Vandewalle, porque estas industrias eran costosas de levantar y mucho más de mantener. Normalmente, los propietarios construían los molinos y luego los arrendaban a molineros locales que pagaban una renta fija en concepto de alquiler.

Los Molinos de Bellido están contiguos unos a otros, aunque están a diferentes niveles, y siguen el recorrido de la canalización de agua original. La altura, el desnivel y la consiguiente fuerza del agua mejoraban la potencia generada por los saltos, cuya agua movía los rodeznos, grandes ruedas rodeadas de paletas sobre las que golpeaba el agua a presión. Un movimiento que se trasladaba a dos piedras enfrentadas que acaban molturando el grano entre ellas con el roce continuado.

Los Molinos de Bellido entre sus historias

Siguiendo la ruta que arranca en Santa Cruz de La Palma y que se describe más abajo, el primer molino de los de Bellido es el Molino del Cajetero. Fue construido entre 1865 y 1872 por José Manuel Hernández González y María de las Nieves Concepción Fierro, un matrimonio que los empleó para hacer harinas y especialmente gofio.

Cartel de la Ruta del Agua

Panel informativo de la Ruta del Agua

El segundo molino de la ruta y el tercero son los más antiguos. Son los que levantó Vandewalle en su huerta. Son de principios del siglo XVII. El último, el cuarto, se llama Molino de Hernández-Fierro y fue construido por la pareja propietaria del primero en las mismas fechas.

Itinerarios de la Ruta del Agua Molinos de Bellido

Los Molinos de Bellido están situados frente al campo de fútbol del CD Mensajero, fuera del núcleo urbano de Santa Cruz de La Palma. Para ver los Molinos de Bellido, hay que seguir una Ruta del Agua de Santa Cruz de La Palma, con dos opciones de subida:

– Opción 1, ruta corta: Se sube en coche por la Avenida del Puente y se deja el vehículo en los alrededores de la calle del Colegio, para luego, junto al túnel, tomar el Camino por los Molinos de Bellido (ver mapa abajo). Sólo hay que seguir la señalización (PR LP 2.2). El recorrido es parte de un itinerario más largo el de Santa Cruz de La Palma – Mirador de la Concepción.

– Opción 2, ruta más larga. Desde el centro de Santa Cruz de La Palma. Barco de la Virgen (zona de La Alameda) – Molinos de Bellido, ida y vuelta, 3 kilómetros. Punto de partida: 25 metros de altura. Punto de llegada, Molinos de Bellido: 156 metros de altura. Duración estimada del recorrido: 2 horas (ver mapa abajo).

Dónde alojarse en Santa Cruz de La Palma cerca de los Molinos de Bellido

Una experiencia completa haciendo senderismo en La Palma, se puede completar con una estancia literalmente a los pies de los Molinos de Bellido en cualquiera de los hoteles para practicar senderismo en Santa Cruz de La Palma.

Ruta Barco de la Virgen – Molinos de Bellido. Clica sobre la imagen para ver más detalles.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (102 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: