Anuncios
No te lo puedes perder

La Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte te esconde sus cicatrices

La Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte en Tenerife se construyó y amplió al ritmo en el que lo hacía el número de fieles, el vecindario y el comercio del vino del norte de Tenerife. La construcción tardó más de 200 años en adoptar la estructura actual. Pero sus trabajos no siempre estuvieron acompañados por planes de obras atinados. Algunas de sus estructuras tuvieron que rehacerse por mal orientadas e inconsistentes. Esos desajustes aún son visibles en el templo, aunque sólo para ojos bien entrenados que saben donde buscar.

Poco se conoce de la primera y más antigua fundación del templo de Santa Catalina Mártir de Alejandría en Tacoronte. Por el primer libro de registro (1545), se puede deducir que se trataba de una ermita de reducidas dimensiones, de planta cuadrangular y muy sencilla.

Los documentos hablan de una imagen de la santa, de un altar, de una campana y de unos pocos objetos de culto por todo inventario que explican por sí solos las pequeñas dimensiones de la construcción. En cualquier caso, el edificio ocupaba lo que hoy es la capilla mayor de la iglesia. En los dos siglos y medio que siguieron, aquella iglesia no dejó de crecer a un ritmo sostenido.

Exterior de la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte

Fachada de la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte

No es hasta después de 1545 cuando se consignan partidas económicas para obras de ampliación, como la que solicitaba el cobro de una tarifa por cada enterramiento que se produjera en el recinto sagrado. Y es que hasta el siglo XIX, se enterraba en las iglesias.

El fin perseguido por la instauración de la tarifa contra los muertos tacoronteros era añadir un cuerpo rectangular más largo, perpendicular a la capilla, parte que hoy se correspondería con el brazo del crucero. Para iluminar el interior, se abrió un ventanal sobre el nuevo altar, se alargaron los pies de la nave (de ahí que hoy los brazos del crucero sean asimétricos) y se construyó una armadura ochavada sobre aquella capilla mayor que aún perdura en la de la Concepción (G) (*). La iglesia de entonces corría de norte a sur, con la portada en este último punto.

Pero el aumento de la población en Tacoronte en el siglo XVII, y el consiguiente incremento de los fieles, obligó a nuevas reformas y ampliaciones. Así, en 1664, el constructor Domingo Rodríguez realiza tres arcos sobre el lado izquierdo de la iglesia, necesarios para convertir el edificio en un templo de tres naves.

Con ello, se volvió a hacer altar mayor a la capilla originaria y la nave se convirtió en cabecera de las dos nuevas laterales y crucero. Estas obras fueron acompañadas de otras menores cuyas trazas no quedaron reflejadas en los libros contables, incluso más tarde se difuminarían físicamente entre las reformas del siglo XVIII.

Tras algunas tentativas de construcciones fallidas en el siglo XVII, mal realizadas y peor planificadas, se acomete el levantamiento del primer cuerpo de la torre actual (1693) (M), que sustituyó probablemente a otra anterior que no se debió destacar del conjunto del cuerpo de la iglesia.

Para fines del siglo XVII, aunque falten muchos datos cronológicos, la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte era ya un edificio de tres naves, aunque éstas eran sensiblemente más cortas que las que tiene hoy el templo.

Pero las reformas y adquisiciones de la fundación religiosa no acabaron al concluir el seiscientos, en la centuria siguiente se fueron completando trabajos que terminarían por dar a la iglesia el aspecto definitivo actual.

De este modo, entre 1707 y 1708, se volverían a reformar las naves laterales, aunque también se acometieron trabajos en las capillas, en los retablos, en las armaduras y se instaló un gran coro central, operaciones que ocuparon las realizaciones hasta 1750. Después de esa fecha, se prolongaron los extremos (pies) de la iglesia, cambiando la puerta única central por los tres accesos actuales, al tiempo que se techó el crucero con una armadura ochavada (dotada de ocho planos) al modo de las cubiertas pintadas portuguesas.

Interior actual

La capilla mayor de la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte (A) varió su categoría dentro del planeamiento del templo en función de sus ampliaciones sucesivas. En cualquier caso, el espacio casi cuadrado que hoy se puede ver quedó configurado en 1768 (se había rehecho en 1673 y 1698), cuando se decidió derruirla porque la del altar tenía menos altura que las naves de la iglesia.

Antes de 1780, se abrieron las puertas de la sacristía (C) y al exterior (hoy ciega) y se colocaron dos columnas y un arco de madera con valor decorativo que simulaban soportes en el frente. El techo de completó con maderos superpuestos que tal vez escondían una decoración más rica similar a la del crucero. La decoración del Espíritu Santo, los pequeños balcones de piedra, las gradas y el pavimento de mármol se introdujeron en los arreglos que se desarrollaron en 1963 y después.

Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte

Exterior de la iglesia.

El retablo barroco (B) que ocupa la posición central fue el tercero que tuvo la iglesia, desechados los demás en la medida en que variaban las dimensiones del presbiterio. El actual, de columnas salomónicas de seis vueltas, fue completado por los hermanos Andrés y José Rodríguez (‘Bruxito’) en 1774. Se trata de una pieza de un solo cuerpo, y vano único, junto al que se sitúan dos pinturas que representan a San Pedro (3) y San Pablo (4). El ático (remate alto) está decorado con una pintura de la Asunción (2), realizada por Antonio de la Cruz, que se inspira en un óleo de Guido Reni. Destaca en el centro del altar, la talla anónima de tamaño natural de Santa Catalina Mártir de Alejandría (principios del XIX) (1), realizada por algún artista relacionado con la escuela sevillana de Duque Cornejo.

En la parte alta de la capilla mayor, cuelgan dos lienzos alusivos a la vida de la santa patrona de comienzos del siglo XVIII: ‘El Martirio de Santa Catalina’ (7), de Jerónimo Príncipe y ‘El Triunfo de Santa Catalina’ (8) de Cristóbal Hernández de Quintana. La capilla se completa con un frontal de plata (1745) (6) y un sagrario-expositor (1768) (5).

Inmediatamente a la izquierda (lado del Evangelio) del presbiterio, se sitúa la capilla de la Concepción (G). Esta parte del templo, se corresponde como se ha apuntado, con la cabecera de la iglesia tras la primera gran ampliación hacia 1550, aunque no surge como capilla lateral hasta después de 1664. Su cubierta ochavada, atendiendo a la ausencia de elementos barrocos y a su sencillez, es posible que sea la misma que techó aquella vieja capilla mayor, la de 1550.

El retablo del recinto se conformó en 1776 con el aporte de materiales constructivos provenientes de otros altares. Al final, el resultado fue un retablo columnado de dos cuerpos y tres secciones verticales (calles) abierto con cuatro vanos y decorado con dos pinturas. El primer cuerpo está ocupado por las tallas de ‘San Andrés’ (Escuela sevillana de Bautista Vázquez, hacia 1625) (19); ‘Santa Rita’ (anónima, siglo XVIII) (23); ‘Virgen de la Candelaria’ (Escuela sevillana, hacia 1625) (21) y San Lorenzo (Escuela de Duque Cornejo, hacia 1800) (18). Por su parte, los cuadros del retablo representan a tamaño natural a ‘San Felipe Apóstol ‘(20) y a ‘Santa Catalina’ (22), ambas pinturas son anónimas y del siglo XVIII.

En la parte lateral de la capilla, cuelgan seis óleos de gran formato realizados entre los siglos XVII y XVIII. Arriba se sitúan los retratos de un ángel y los ‘Desposorios de la Virgen’, probablemente de Cristóbal Hernández de Quintana (24). En la parte inferior del muro, se ordenan los tres óleos restantes: San Pedro (anónimo, hacia 1724), ‘La Asunción’ (Gaspar de Quevedo, hacia 1670) y San Pablo’ (anónimo, hacia 1724 (24).

Enfrentada con la de la Concepción, se encuentra la capilla del Rosario (E), que se definió en 1614, año en que se fundó su cofradía. Si el arco que separa este espacio del resto de la iglesia se terminó en 1707, la techumbre ochavada no se decoró y doró con los motivos florales alusivos a la Virgen (rosas) hasta 1689. La ventana superior sólo se abrió en 1699.

El retablo de la capilla del Rosario (F) (1681-1699) sufrió algunas reformas en el siglo XVIII en el cuerpo central. Del primer altar, se conservaron los cuerpos laterales y las columnas. La pieza resultante es una obra barroca con triple hornacina tan clasicistas que roza lo plateresco. En sus vanos, se acomodan las imágenes anónimas de la Virgen del Rosario (hacia 1614) (10); ‘San Francisco de Asís’ (siglo XVIII) (12) y el gotizante del ‘San Antonio’ (hacia 1614) (14).

Pero adornando la superficie del retablo se ordenan aún dos pinturas de autor desconocido (hacia 1686), a ambos lados de la gran hornacina central de la patrona: la de ‘San José’ (11) y la de ‘San Juan Bautista’ (13). Sin duda, lo que más sorprende de la capilla es la serie de 15 cuadros que cuelgan de las paredes enfrentadas al retablo y al borde del altar. Se trata de óleos de autores desconocidos que están agrupados por temáticas. En la pared sur (16), arriba, se sitúa una serie de los ángeles, formada por cuatro lienzos (Escuela Sevillana, siglo XVI). Esta serie constituía originalmente un legado de doce pinturas. En la misma pared, pero debajo, se ordenan los ‘Cuadros de los Misterios Gloriosos’ (escuela local, siglo XVII), cinco en total.

En la pared enfrentada al retablo (17), se agrupa la segunda serie de cuatro lienzos de ‘Los Ángeles’, debajo de los cuales hay dos representaciones a pincel que recogen imágenes de ‘Santo Domingo’ y ‘San Vicente Ferrer’ (Escuela de Quintana).

Retablos de las naves

En las naves laterales, se sitúan cuatro retablos no asociados a las capillas. Los colocados más cerca del crucero son los del Carmen, a la derecha; y el del ‘Sagrado Corazón de Jesús’, en el lado izquierdo.

El retablo del Carmen (siglo XVII) (I) es un antiguo altar mayor de la iglesia, que fue reformado, pero que acabó desplazado de su lugar. Es un conjunto constituido por dos cuerpos y tres calles separadas por columnas pareadas y con remate rectangular decorado. Llaman la atención los tres bajorrelieves policromados de su superficie que representan a Jesucristo, los Apóstoles, San Pedro y San Pablo.

En las hornacinas del altar, se encuentran colocadas las tallas del Carmen (Luján Pérez, 1800) (26) y ‘Santo Domingo de Guzmán’ (siglo XVII) (29). Sobre los vanos abiertos, hay tres pinturas de tema religioso: El ‘Cristo Yacente’ (25); la ‘Asunción’ (27); los ‘Desposorios’ (28), todos atribuidos a Gaspar de Quevedo.

El retablo del Corazón de Jesús (siglo XVIII) (J) estaba dedicado originariamente a San Antonio de Padua, culto del que quedan rastros en la decoración. El altar consta de dos cuerpos y de un nicho en forma de sagrario donde se acomoda un busto de Cristo (33). La decoración aparece dominada por tres pinturas contemporáneas a la realización del altar: la ‘Divina Pastora’ (35); la ‘Huida de Egipto’ (34) y ‘San Diego de Alcalá’ (36).

Junto al retablo del Sagrado Corazón, se ubica otro de similares proporciones, el del Cristo (K), construido en 1708, pero recompuesto alrededor de 1750. El altar tiene, como los demás, dos cuerpos con remate superior seccionado. Destacan los cuatro cuadros de los extremos que representan, de arriba a abajo, un ángel, ‘San Francisco Javier’ (40), otro ángel y ‘San Salvador de Horta’ (41). Arriba, en el ático, la pintura del ‘Sueño de San José’ (Escuela de Quintana) (39). En el nicho central, se pueden ver las tallas anónimas del calvario con el ‘Cristo de la Misericordia’ que da nombre al conjunto (anterior a 1630); la ‘Dolorosa’ (hacia 1772) y el ‘San Juan Evangelista’ (hacia 1730).

Concepción

Retablo de la Concepción

El último de los altares situados fuera de las capillas es el de ‘La Purísima’ (L), que existía como dedicado a ‘San Francisco de Asìs’, al menos desde 1731, tal y como atestiguan algunos detalles simbólicos. Lo más destacado de este altar son las pinturas de autores desconocidos: el cuadro de ‘San Bartolomé’, copia de un Ribera (siglo XVIII) (48), los cuadros de ‘San Joaquín y Santa Ana’ (siglo XVIII) (50 y 51) y los de la parte baja: ‘San Agustín’, ‘San Andrés’, ‘San Bartolomé’ y ‘Santo Domingo de Guzmán’ (siglo XVII) (52). Por último, en la hornacina central se sitúa la imagen del titular del retablo, la Purísima Concepción (anónima rococó, hacia 1770) (49).

Los dos altares restantes del templo se encuentran ubicados a los pies de la iglesia, junto al coro (T). Se trata de los de las Ánimas y el de San José. La capilla del Patrocinio (1750) (O) conserva un altar dedicado a San José (P) de aires rococós. En su vano central, acoge una talla del santo (63), posiblemente mejicana (1750), a su lado otros dos huecos están ocupados por las esculturas de ‘La Consolación’ (siglo XVII) (65) y ‘San Francisco Javier’ (siglo XVIII) (66). Sobre la mesa del altar, se descubre un cuadro muy repintado de San Juan Nepomuceno (mejicano, Escuela de José de Ibarra, 1750) (64). Frente al altar aún hay otras pinturas, como la de ‘Nuestra Señora del Patrocinio’ (americana, hacia 1650)(60); ‘San Agustín’ (barroca, siglo XVIII) (62) y ‘San Jerónimo’ que es copia de un Tiziano (61).

La capilla de las Ánimas, por su parte, está presidida por un altar barroco homónimo (1699-1761) (S), en el que se sitúa en gran cuadro del Juicio Final (1729) (56). Debajo, en tres hornacinas, se encuentram otras tantas figuras que representan a Santa Bárbara (58), San Isidro Labrador (siglo XX) (57) y Santa Lucía (hacia 1625) (59).

Por lo que respecta al resto de elementos del templo, destacan la torre, bajo la que se abre, por la parte que comunica con las naves de la iglesia, el baptisterio (N), el coro (T), y otros detalles singulares. En el viejo baptisterio, se conserva una pila bautismal barroca genovesa (55), probablemente del siglo XVIII. También hay colgado, aunque fuera, un cuadro del Martirio de Santa Catalina (siglo XVIII) (53) y una escultura de piedra del siglo XVI de rasgos góticos que representa a la titular de la iglesia (54).

El coro (T) fue concluido a finales del siglo XVIII, acoge una sillería colonial de esa época, además de un curioso enrrejado y de un órgano más reciente. La última obra de interés es el púlpito barroco policromado (1724) (37).

Dependencias y retablos

A. Capilla mayor o presbiterio. B. Retablo mayor. C. Sacristía. D. Antepresbiterio o crucero. E. Capilla del Rosario. F. Retablo del Rosario. G. Capilla de la Concepción. H. Retablo de la Concepción. I. Retablo del Carmen. J. Retablo del Sagrado Corazón. K. Retablo del Cristo. L. Retablo de la Purísima Concepción. M. Torre. N. Baptisterio. O. Capilla del Patronazgo. P. Retablo de San José. R. Capilla de las Ánimas. S. Retablo de las Ánimas del Purgatorio. T. Coro.

Esculturas y pinturas

1. ‘Santa Catalina de Alejandría’. 2. Cuadro de la Asunción. 3. Pintura de San Pedro. 4. Pintura de San Pablo. 5. Sagrario-expositor. 6. Frontal de plata. 7. Cuadro del Martirio de Santa Catalina. 8. Cuadro del Triunfo de Santa Catalina. 9. Altar. 10. ‘Virgen del Rosario’. 11. Cuadro de San José. 12. ‘San Francisco de Asís’. 13. Pintura de San Juan Bautista. 14. ‘San Antonio’. 15. Sagrario. 16. Pinturas de los ángeles y de los Misterios Gloriosos. 17. Pinturas de la serie de los Ángeles, Santo Domingo y San Vicente Ferrer. 18. ‘San Lorenzo’. 19. ‘San Andrés’. 20. Pintura de San Felipe Apóstol. 21. ‘Virgen de la Candelaria’. 22. Pintura de Santa Catalina. 23. ‘Santa Rita’. 24. Cuadro de un ángel y los ‘Desposorios’ (arriba) y San Pedro, la ‘Asunción’ y ‘San Pablo’ (abajo). 25. Cuadro del ‘Cristo Yacente’. 26. ‘Virgen del Carmen’. 27. Cuadro de la ‘Anunciación’. 28. Cuadro de los ‘Desposorios’. 29. ‘Santo Domingo de Guzmán’. 30. ‘Cruz del Siglo’. 31. Balcón. 32. Corazón de Jesús. 33. Busto de Cristo. 34. Cuadro de ‘La Huída de Egipto’. 35. Cuadro de la ‘Divina Pastora’. 36 San Diego de Alcalá. 37. Púlpitos. 38. Calvario. 39. Cuadro del ‘Sueño de San José’. 40. Cuadro de ‘San Francisco Javier y un ángel’. 41. Cuadro de ‘San Salvador de Horta y un ángel’. 42. Pilas. 43. ‘San Bartolomé’. 44. Puerta sur. 45. Puerta norte. 46. Escalera al campanario. 47. Balcón. 48. Cuadro de San Bartolomé. 49. ‘Purísima Concepción’. 50 y 51. Cuadros de la Vida de San Joaquín y Santa Ana. 52. Bajorrelieve. 53. Decoración y Martirio de Santa Catalina. 54. Santa Catalina de Alejandría. 55. Pila bautismal. 56. Cuadro de Ánimas. 57. ‘San Isidro Labrador’. 58. ‘Santa Bárbara’. 59. ‘Santa Lucía’. 60. ‘Virgen del Patrocinio’. 61. Cuadro de San Jerónimo. 62. Cuadro de San Agustín. 63. San José y la Virgen de Guadalupe. 64. Cuadro de San Juan Nepomuceno. 65. ‘Virgen de la Consolación’. 66. ‘San Francisco Javier’. 67. Enterramiento. 68. Órgano.

Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte

(*) Las letras mayúsculas entre paréntesis se refieren a la localización de algunas dependencias y retablos en el plano de la iglesia adjunto. Los números también entre paréntesis, a las esculturas, pinturas y otras obras menores, igualmente en el mismo plano.

Guía práctica

Cómo ir a la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte

La iglesia de Santa Catalina de Tacoronte se encuentra a 21 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife y a 10 kilómetros de San Cristóbal de La Laguna. Desde la carretera general y el centro de Tacoronte, hay que descender hacia la plaza de la iglesia (señalizada). Atención a las indicaciones, es fácil perderse. Aparcamiento a 20 metros.

Dónde comer

Existe algunos restaurantes muy populares en la travesía de Tacoronte. Los mejores de la zona, en la carretera general entre La Laguna y Tacoronte.

Qué ver también en la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte

– Benditera (42). Una de las benditeras que se sitúan a la entrada del templo, perteneció al primer templo. Data de 1558.

– Cruz del Siglo (30). Pieza policromada sevillana construida hacia 1600. Se sacaba en una procesión anual.

Datos de interés

El horario de la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte se puede consultar en este enlace de los horarios de las iglesias de Tenerife. El teléfono de la parroquia es el 922 560 691.

Dónde alojarse en Tacoronte

En este enlace, puedes encontrar una relación muy completa de alojamientos en Tacoronte.

Más información

– BONNET SUÁREZ, Sergio (1944): ‘Tacoronte y sus templos’. El Museo Canario nº 11. Las Palmas de Gran Canaria.

– CASAS OTERO, Jesús: ‘Estudio histórico artístico de Tacoronte’. Cabildo Insular de Tenerife. Santa Cruz de Tenerife, 1987.

Localización de la Iglesia de Santa Catalina de Tacoronte.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (95 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: