Anuncios
No te lo puedes perder

Piedra de cantería de Canarias, carne de volcán

La piedra de cantería es uno de los materiales que más han contribuido a la antropización de los entornos y el paisajes de Canarias. Por la creación de canteras que cambiaron los relieves, una y otra vez, y por la utilización de la piedra en el levantamiento de edificios, en elementos constructivos y en otros de uso doméstico.

Se trata de piedras todas de origen volcánico formadas y conformadas en las erupciones que derramaron sus lavas por cualquiera de los rincones de las Islas. Piedras con unas cualidades y unas consistencias que los isleños aprendieron a diferenciar y a utilizar de manera muy provechosa durante generaciones.

Molino del Llano del Moro Santa Cruz de Tenerife

Molino del Llano del Moro en Santa Cruz de Tenerife.

A la roca volcánica cortada en bloques regulares en Canarias se la denomina así, piedra de cantería. Con piedra de cantería, se hicieron desde las casas más humildes en el medio rural a los palacetes y casonas urbanas de La Laguna o Garachico, que hoy están en los catálogos de protección del patrimonio.

Pero también se usaron en iglesias, en pequeñas ermitas, en conventos, en fortalezas defensivas o en los elementos más sencillos, como en esos apoyos de las cruces en forma de pedestal que marcaban caminos, jurisdicciones y altos de montañas. Las piedras de cantería están sembradas literalmente en Canarias.

Uso doméstico

De piedra, se hicieron también los bebederos de los animales, sus alpendres, las pilas filtrantes para beber y los molinos de mano que fueron una herencia del legado material de los aborígenes canarios. De piedras, de cantos con menos valor, de piedras recogidas del lugar, se hicieron las cadenas, las terrazas de cultivo, que sirvieron para crear artificialmente nuevas zonas agrícolas en espacios escarpados, a veces en un equilibrio imposible al filo de las pendientes sobre los barrancos.

Pero las piedras también se amontonaron en un mismo lugar como en las conocidas y mal llamadas Pirámides de Güimar. Para tenerlas disponibles para las ampliaciones de las viviendas, para el futuro de los hijos y para retirarlas del suelo que más tarde se roturaría.

Sillares del Castillo de San Cristóbal de Santa Cruz de Tenerife

Sillares del Castillo de San Cristóbal, Santa Cruz de Tenerife

Desde muy antiguo, los canteros fueron un gremio reconocido en todas las Islas por su habilidad para ajustar las piedras con un esfuerzo físico que se traducía en golpes y en acarreos. Golpes de cinceles y habilidades que no se aprendían en ninguna escuela y que sólo se compartían en confianza.

Maestros canteros que, a veces también eran, por necesidades de la vida, maestros pedreros, especializados en hacer muros estables, sólidos y duraderos con esas piedras de menor valor; o maestros cueveros capacitados para diseñar esculpiendo cuevas y estancias interiores. Maestros con mucha maestría que desarrollaron un sexto sentido para picar en firme siguiendo vetas, rajas y colores de piedras.

De entre todos ellos, los verdaderos artistas fueron los labrantes o tallistas que superaron las durezas de las piedras para hacer filigranas con paciencia y armados con la misma capacidad intuitiva que sus colegas entendidos en piedras.

Cuatro Puertas tobas volcánicas

Cuevas de Cuatro Puertas, Gran Canaria.

Famosas por la calidad o singularidad de sus piedras fueron las de las canteras de Gran Canaria, la de la cantería azul de Arucas, de la Rosa de Silva o la piedra verde de Tifaracás en Tamadaba. O la cantería amarilla de Teror, la de picón compactado de Gáldar o la de tosca amarilla del Barranco Guiniguada, de la que están hechas las casas de los barrios históricos de Vegueta o Triana en Las Palmas de Gran Canaria.

En Tenerife, en la zona sur, dispusieron de una piedra clara y porosa, que, en cualquier caso, nunca tan blanca como la de Tegueste. En La Gomera y en La Palma, son conocidos los cantos rojos, muy similares a los de Teguise, en Lanzarote.

Nacida de las entrañas de la tierra, la piedra de cantería de Canarias, es, con toda propiedad, carne de volcán.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (55 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: