Anuncios
No te lo puedes perder

Pino canario, la suerte del superviviente

El pino canario es un superviviente nato, lo lleva en la sangre, perdón, en la savia. Pues sí, sobrevivió a la extinción generalizada de sus ancestros hace cinco millones de años y lo siguió haciendo en cada uno de los miles y miles de incendios forestales que asolaron las cumbres de Canarias en el pasado. Todo, gracias a la extraordinaria capacidad del pino canario para adaptarse al fuego.

El pino canario es una especie muy antigua. En otro tiempo, ocupó toda la extensión de la cuenca del Mediterráneo, desde lo que hoy es la actual Turquía hasta la Península Ibérica. Se han encontrado antepasados fosilizados de esta variedad de hace 60 millones de años y tal vez fuera de las primeras plantas que colonizaron las Islas Canarias.

Tronco de pino canario

Tronco de pino canario

Su primera crisis como especie vegetal la sufrió hace cinco millones de años, cuando la irrupción de una glaciación global borró del mapa a los antepasados del pino canario. No pudieron sobrevivir al frío y a los cambios tan drásticos de los ecosistemas. Pero, el pino canario se mantuvo en latitudes más cálidas como las de Canarias.

Pero el Archipiélago tampoco fue un paraíso para el pino canario. Las Islas son de origen volcánico y las erupciones afectaron sin escapatoria a la especie. Pero, como reza la clave de la Teoría General de las Especies de Charles Darwin, sólo los individuos mejor adaptados al entorno sobreviven. Y éso fue lo que hizo el pino canario, adaptarse a las condiciones que imponían las erupciones volcánicas, a sus fuegos e incendios frecuentes.

Sucede que los pinos canarios son árboles de cumbres donde las pendientes son más acusadas. Sobre esas pendientes los fuegos de la pinocha pasan deprisa. Y ahí estuvo una de las claves adaptativas del pino canario.

El azar más natural

Ocurrió por azar, como sucede siempre con estas cosas de la naturaleza, que los árboles que tenían los conductos de savia situados más al interior del tronco, más alejados del fuego, sobrevivieron en mayor medida. Y fueron esos pinos canarios, los mejor adaptados, los que legaron esa característica en exclusiva para convertirse con el tiempo en una variable general de la especie.

Un pino canario pocos años después de un incendio

Un pino canario años después de un incendio.

Pero la capacidad del pino canario para sobrevivir a los incendios aún mejoró con otra adaptación. Si te fijas en sus troncos, podrás ver que la corteza se deja ver cuarteada y como separada en trozos. Sucede que, cuando la llama de un incendio prende en la corteza, los trozos de la corteza, por efecto del calor, saltan por los aires, alejando la llama. Es como un extintor natural que funciona por contacto. Creo que el símil vale.

Habrás oído un argumento muy popular que dice que el pino canario es indestructible a los fuegos de los incendios y que rebrota como si nada después de las llamas. Para nada es indestructible, es una planta y, por otro lado su madera, es como te puedes imaginar muy combustible.

Lo que ocurre es que, como has visto, la capacidad de la especie para adaptarse le permite superar unos fuegos como los que se llevan produciendo en las Islas Canarias desde los albores de los tiempos.

Si quieres disfrutar de los pinares canarios, qué te parece un alojamiento cerca de esos bosques de cumbres canarios ¿Qué tal un alojamiento en Vilaflor, de camino a los pinares que suben al Parque Nacional del Teide y para ver, por qué no, el increíble Pino de Vilaflor?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: