Anuncios
No te lo puedes perder

La ‘cuernúa’, la viagra canaria (o éso dicen)

La cuernúa es una de esas plantas medicinales canarias con la que se puede hacer terapia, hacer remedios caseros como hacían nuestros abuelos y echarnos unas risas, por lo que dicen que hace. Se dice que la cuernúa -propiamente, el cornical– estimula el apetito sexual. Vamos, la viagra canaria. Pero, como dice el refrán, en este caso, del dicho al trecho, hay un gran trecho.

Todo viene de los cuernos, siempre pareados, que forman las vainas de la planta y que contienen las semillas. Son largos, ostensibles, de color amarillo-anaranjado en una de las fases de crecimiento y están por todos lados sin patrón, arrancando de las ramas de manera caótica. Relacionar cuernos con promiscuidad en unos tiempos en los que la sexualidad vivía fija en el reino de los tabúes venía dado.

La farmacopea tradicional canaria, como cualquiera del mundo, sin base científica en la que apoyarse, aplicaba la experiencia, el modelo prueba-error y lo que evocaba el aspecto o color de las plantas para deducir sus propiedades medicinales. Algunas veces se acertaba y otras no.

Cornical 2Es lo mismo que se consideraba de las nueces que se decía que eran buenas para el cerebro y la memoria, por aquello de que el fruto recuerda el aspecto de los sesos. Me pregunto cuánta gente se habrá ido al otro barrio probando a ver qué sale en tiempos en los que los médicos ni estaban, ni se les esperaba en el medio rural. Pero ahí estaban la experiencia -buena o mala- y las plantas para ocupar su lugar.

He oído comentar, sin que nadie me lo haya confirmado -ni desmentido- que el cornical efectivamente produce un efecto de euforia, un acelere, vamos, pero parece que no más que el que puede generar la cafeína contenida en una taza de café. De ahí, como digo, a ser la viagra canaria, mil mundos.

La planta

El cornical canario es un arbusto de tallos muy flexibles, nudosos que en muchas ocasiones se enredan. Los frutos están contenidos en dos folículos alargados -los cuernos- siempre pareados y que llegan a alcanzar una longitud de hasta 12 centímetros.

Unos folículos que pasan por diferentes tonos según la madurez de la planta: verde, amarillo, naranja y marrón. Las flores son escasas en esta planta, tienen forma de estrella y presentan dos colores, rojo por dentro y verde por fuera. Las hojas son relativamente largas, cinco centímetros de media.

Siendo una planta de costa, tiene una forma muy peculiar de diseminar las semillas. Éstas brotan con un penacho blanco que, una vez abierta la vaina, los cuernos, se dejan arrrastar por la fuerza de la brisa, garantizando su diseminación natural, evitando así la competencia de las futuras hijas con la planta madre.

La cuernúa es un endemismo canario que crece en todas las Islas, en el sureste de España y en una amplia zona del norte de África. No hace ascos a los suelos volcánicos, pedregosos, calizos o incluso a los arenosos en las zonas de costa próximas al mar en los que las lluvias suelen ser muy parcas y hasta casi inexistentes.

Fruto del cornical

Vaina abierta

La planta tiene un nombre científico con un significado, como suele suceder, coherente con algunas de sus características más visibles. El cornical es la Periploca laevigata. Periploca viene del griego periploke, que se puede traducir como ‘abrazo’, por la forma en la que parecen entrelazarse las ramas. No hay más que verla. Y lo de laevigata viene del latín y quiere decir ‘liso’. Entiendo que lo de liso le viene por la forma en la que se presentan las vainas que guardan sus frutos. Supongo.

Las propiedades del cornical, las verdaderas, como se conoce de la medicina tradicional de Canarias, están relacionadas con los tratamientos en inflamaciones, irritaciones y quemaduras en la piel y como purgante. Como purgante, tomando el agua de la decocción de las raíces y de sus cortezas. Ya sabes, cornical para malas digestiones.

Aunque para contarlo todo, no existen estudios de campo, análisis empíricos o investigaciones serias que se refieran a efectos secundarios del cornical. Que no existan, no quiere decir que no se den como alergias.

La cuernúa comparte los beneficios contra las quemaduras de otra planta de las Islas Canarias, el cardón canario, con la que tiene más afinidades. El cornical suele crecer en medio de los cardones a los que se les suele considerar como plantas muy hospitalarias con determinadas especies que buscan su protección.

Entre el cardón y el cornical se desarrolla lo que se conoce como una asociación entre especies para ventaja de ambas. El cornical embutido en el espacio de crecimiento del cardón es defendido por las púas y por la robustez de los tallos, y, a cambio, el cardón obtiene una ventaja, probablemente química, de una planta que puede no competir por el mismo espectro de nutrientes.

Las Islas Canarias son un jardín botánico natural, con una extraordinaria biodiversidad de plantas vasculares. Plantas que puedes conocer directamente sobre el terreno, o con ese plus, ese valor añadido que dan los huertos botánicos. Si te tuviera que recomendar jardines botánicos canarios donde ver, conocer y disfrutar de la flora canaria, yo te recomendaría el Jardín Botánico Viera y Clavijo de Gran Canaria y el Jardín de Aclimatación de La Orotava en Tenerife.

Para lo demás, para disfrutar de unas buenas vacaciones con los mejores alojamientos de Canarias clica en el enlace.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (77 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: