Anuncios
No te lo puedes perder

La iglesia de los esclavos

Hablemos de la Iglesia de San Gregorio Taumaturgo de Telde. En el siglo XVI, la ermita de Los Llanos de San Gregorio de Telde era el centro espiritual de una amplia comunidad de trabajadores forzados dedicados a la explotación del azúcar de caña local.

La primitiva ermita de San Gregorio Taumaturgo en los Llanos de Xaraquemada fue construida hacia 1550 por el conquistador conquistador Alonso Rodríguez de Palenzuela.

Probablemente para atender la demanda espiritual de sus trabajadores. Era propietario de varios ingenios de azúcar en la zona en los que trabajaban los esclavos que vivían en el lugar. Un barrio, el de Los Llanos, cuya población llegó a ser mayoritariamente negra y morisca a lo largo de casi dos siglos.

Portada de la Iglesia de San Gregorio de Telde

Portada de la Iglesia de San Gregorio

Los documentos alusivos a la primera fundación de San Gregorio han desaparecido, pero no hay duda de que aquella primitiva emita representó para sus vecinos, durante mucho tiempo, la única libertad de la que podían disponer como esclavos, la espiritual.

El edificio religioso original era de pequeñas dimensiones, no más grande que cualquiera de las emitas que se levantaron en la comarca, como la de la Concepción de Jinámar o la de San Antonio de Padua. Sin embargo, con el tiempo, el crecimiento de Ia población del barrio obligaría a agrandar la construcción.

Durante más de dos siglos, las actividades de aquella emita se redujeron a una misa de madrugada todos los domingos y festivos y a una procesión en las conmemoraciones de San Gregorio, de Santa Rosalía y en la de Nuestra Señora del Buen Suceso (desde 1675).

Ampliación

Fue a finales del siglo XVII, cuando la primitiva ermita de los Palenzuela se quedó definitivamente pequeña para admitir a tantos fieles, por lo que se decidió ampliarla. El acceso principal de esa nueva construcción se conserva todavía en el muro sur (8).

Iglesia de San Gregorio en TeldeSobre la portada de cantería, rematada por un arco de medio punto, se encuentra una cartela de piedra en la que se puede leer: “Esta puerta dio el Lcdo. D. Diego de Romero Tello de Medina, comisario del Santo Oficio. Año de 700”, la fecha es la de 1700, año de la reforma del templo.

De ello se deduce que, por lo menos, la nueva emita de comienzos del XVIII debió orientarse transvesalmente al sentido que sigue la parroquia actual, puede que con los mismos 20 metros de fondo que tiene de ancho la iglesia de hoy.

La falta de información sobre éste y otros proyectos anteriores está motivada por la ausencia en los archivos parroquiales de documentos anteriores a 1772 y por el traslado de los del antiguo convento franciscano de Santa María de la Antigua de Telde. a tierras peninsulares, a mediados del siglo XIX. No obstante, aun antes de acabar el siglo XVIII, el templo sufrió una nueva y definitiva ampliación, que le dio el aspecto actual.

Entre 1771 y 1778 comenzaron las obras, que no terminaron hasta 89 años más tarde, en 1866, aunque sin cúpula. La iglesia no se constituiría en parroquia hasta 1848. En los trabajos de construcción, se ganó terreno hacia el este y oeste y se levantó una nueva fachada en el naciente, que seguía los cánones neoclásicos por entonces en boga.

Fachada principal del templo.

Sobre el autor del proyecto, existe la certeza de que fue Diego Nicolás Eduardo (1733-1798), racionero de la Catedral de Santa Ana y arquitecto encargado de las obras de aquel templo. Aunque no hay constancia escrita, se conoce un estudio preliminar de un edificio de tres naves, cuyas trazas coinciden en muchos puntos con las de San Gregorio.

Acceso lateral de la Iglesia de San Gregorio de Telde

Puerta principal antigua

Además, para el comienzo de las obras en 1777, Eduardo se encontraba en Las Palmas de Gran Canaria, y, por si fuera poco, existen muchas coincidencias de estilo y soluciones arquitectónicas comunes entre San Gregorio y las parroquiales de Gáldar o las iglesias de San José y San Agustín de Las Palmas de Gran Canaria, diseñadas por el mismo arquitecto.

El de San Gregorio Taumaturgo es un templo de tres naves con cabecera plana y de planta cuadrangular, con una disposición en planta de cruz latina. Sus bóvedas de cañón se apoyan sobre tres pares de columnas y pilastras y otros tantos pilares adosados, reforzados en el exterior de las naves laterales por una decena de contrafuertes.

Sobre el eje del crucero se alza una cúpula (1879) (33) sobre pechinas y rematada por una linterna. A un lado de la capilla mayor, se encuentra una pequeña sacristía (1865) (E) y la Capilla del Santísimo (G). Originariamente, otra sacristía.

La fachada de la Iglesia de San Gregorio Taumaturgo de Telde carece de cualquier decoración, muy al gusto neoclásico. Sólo llaman la atención, sobre los blancos enfoscados (muros), los trabajos en cantería, como la cornisa, que se quiebra en el cuerpo central coronado por un tímpano curvo; los arcos escarzanos (rebajados) que cubren puertas y ventanas o el alfiz de raíz gótica, que enmarca la puerta principal (31).

Los muros fueron levantados en parte aprovechando la piedra volcánica de La Isleta que se llevó en doscientos viajes de burros a los Llanos (1805). La cantería, en cambio, se reservó para los detalles, por toda decoración.

Los trabajos de las figuras

La parroquia de San Gregorio Taumaturgo tiene en propiedad casi medio centenar de imágenes religiosas de tamaños procedencias y acabados muy dispares. Muchas de ellas, no están expuestas en el templo y otras nueve se halla repartidas en ermitas del municipio o en depósito en el Museo de Arte Sacro de Las Palmas de Gran Canaria.

San José

San José

De la primera ermita levantada en Los Llanos, se conserva un San Blas policromado (12), que durante mucho tiempo figuró en la parroquia como un San Gregorio; una Santa Rosalía (10), y una imagen de Nuestra Señora del Buen Suceso (18), que ocupa el altar mayor. Todas estas obras pertenecen al siglo XVI, son anónimas y son de procedencia desconocida, en tanto en cuanto se han perdido los libros relativos a la primera edificación.

Las tres tallas de madera conservadas ocupaban los nichos centrales de otros tantos retablos de madera de la vieja ermita. Una cuarta figura, una Virgen del Rosario, también del siglo XVI, se encuentra en la sacristía. Sin embargo, la mayor parte de las obras de talla fueron adquiridas en el siglo XIX, cuando concluían las obras más importantes del templo.

Así, llegaron el San Juan Evangelista (16), la Inmaculada Concepción (4), el Crucificado del altar mayor traído entre 1818 y 1846 (21) y la talla de la Virgen del Carmen (26). Sean de vestir o esculpidas totalmente en madera, todas tienen en común un artista sin identificar, porque muchas fueron traídas de talleres peninsulares de figuras religiosas.

De esta época, y de autor conocido, es la imagen de Nuestra Señora de los Dolores (1864) (17), realizada por el escultor Silvestre Bello (1806-1874), natural de Los Llanos. Pero son las tallas de Luján Pérez, colocadas a ambos lados del altar, las más valiosas del templo.

San Gregorio Taumaturgo

San Gregorio Taumaturgo

La escultura de San Gregorio (1807) (19), conserva la solemnidad y la majestuosidad que supo imprimir el artista guiense a sus obras. La talla ha sufrido tantos repintes que que han borrado los valiosos estofados (dorados) originales, que, no obstante, no eran de la mano de Luján Pérez (el maestro nunca pintó sus figuras).

La talla de San José (1806) (20), en cambio, no es una figura destacada dentro de la producción lujaniana. Se trata de una de tantas que realizó de forma seriada (ver ‘Qué ver también’ en la ‘Guía práctica’). De hecho, es una figura lignaria policromada en la que se emplearon telas engomadas para recubrirla y no madera pintada.

El resto de las imágenes del templo fue adquirido por la parroquia a lo largo del siglo XX, con materiales más pobres, como corresponde a algunos talleres de figuras sagradas: tallas de madera o yeso con telas engomadas, como la de San Francisco de Asís (5) y San Expedito (9), ambas llegadas a la iglesia entre 1903 y 1905; San Antonio María Claret (6); María Magdalena (15); Santa Rita (27); Santa Teresa (28); el Cristo del Calvario (14); o la pequeña imagen del Niño Jesús de Praga (11). Las figuras del Corazón de Jesús (23), Santa Lucía (13) y San Antonio de Padua (24) llegaron a la iglesia entre 1924 y 1943, tal y como cuentan dos inventarios parroquiales conservados.

Pero la iglesia no concluye la lista de sus pequeños tesoros con las imágenes. Además de la rica orfebrería que llegó a la iglesia con los regalos de los feligreses, en su mayor parte en los siglos XIX y XX; y otros objetos de gran valor testimonial; a través de los cuales se puede comprender algunos rasgos de las costumbres de la feligresía, de las fiestas y de la misma sociedad de Telde de los siglos XIX y XX.

Dos de las campanas del templo, por ejemplo, proceden de Londres y fueron fundidas con las inscripciones del donante: “A Ntra. Sra. del Buen Suceso Obsequio de José Calderín Betancort Cored by John Warrier & Sons London 1864 Patent”. El pequeño reloj de madera de la sacristía (34), que cuelga de la capilla mayor (L) es de 1863. El sagrario manifestador, también de madera, (22) de la capilla del Santísimo (G), fue completado en el siglo XIX con materiales baratos, pero con un decidido estilo ecléctico.

Genuino sabor clásico

Ninguno de los tres retablos de la ermita anterior sobrevivió en la nueva iglesia, aunque sus tallas y sus cultos se perpetuaron en la actual (Nuestra Señora del Buen Suceso, Santa Rosalía y San Gregorio). Los seis altares de madera que hoy se apoyan en los muros de la iglesia parroquial fueron construidos en los siglos XIX y XX, siguiendo esquemas claramente neoclásicos. Todo ello redunda en una palpable coherencia de estilo que relaciona exterior e interior del edificio.

Retablo del Sagrado Corazón de JesúsEl más antiguo de los retablos es el de Santa Rosalía (construido entre 1818 y 1846) (B), que, como el resto está pintado también de verde y veteado para dar apariencia marmórea y presenta un solo nicho. La excepción es el del Calvario (1866) (C), que tiene tres vanos y conserva el color del enmaderado. Aunque todos los altares siguen un esquema similar, cuentan con algunas características singulares. El de la Inmaculada Concepción (construido entre 1896 y 1902) (A) tiene dinteles triangulares, como el del Perpetuo Socorro (hacia 1960) (H) y columnas jónicas de fustes acanalados, como el citado ya de Santa Rosalía (B), que introduce la variante de una decoración con molduras doradas alrededor del arco.

El retablo del Perpetuo Socorro tiene una pintura de pan de oro de la Virgen (25), realizada sobre cartón piedra (cajas de tomates recicladas) por José Arencibia. Bajo el cuadro y sobre el banco del altar, un retrato de Juan XXIII, papa en los años en los que se realizó el trabajo.

El altar del Camen (realizado entre 1909 y 1918) es el único de los cinco altares menores que posee columnas de fustes lisos. Su tímpano sobresale en extremo sobre un grueso arquitrabe, aportando un efecto de claroscuro sobre el nicho central al modo de los retablos renacentistas del siglo XVI.

Por último, el retablo mayor (1867) (F), obra del artista José Medina, pero pintado y dorado por José Rodríguez; rompe el esquema general que siguen los otros altares, al adoptar una forma cuadrangular. Llaman la atención sus gruesas columnas de fuste liso de estilo dórico, su policromía, la cornisa rota en su recorrido y el grueso arquitrabe. Las volutas laterales fuero un añadido posterior del artista teldense José Arencibia Gil. Estos adornos helicoidales se inspiran probablemente en los que diseñó Luján Pérez para el altar mayor de la parroquial de Guía a comienzos del siglo XIX.

Guía práctica

Situación

La Iglesia de San Gregorio Taumaturgo de Telde se encuentra situada en un lugar céntrico, en la calle Rivero Bethencourt, junto a la plaza homónima. Aparcamiento a 250 metros al norte del templo, en el final de la calle Cervantes, subiendo a la derecha.

Qué ver también

– Altar neogótico. Tras el Concilio Vaticano II, San Gregorio sufrió varias reformas, entre ellas, la desaparición de un púlpito policromado, la escalera de caracol del coro alto, varios detalles de los altares y el retablo neogótico de Santa Rosalía, que hoy se puede ver en la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima de El Calero.

– Planta de la iglesia. Aunque el párroco de San Gregorio, Pedro Vega Cruz, conoció los planos del templo en la década de 1940, hoy se encuentran desaparecidos. No obstante, un curioso estudio preliminar -un proyecto seguramente desestimado- de Diego Nicolás Eduardo puede verse en la obra de Marco Dorta ‘Planos y dibujos del Archivo de la Catedral de Las Palmas‘ (pags. 49 y 87).

– San José. Las iglesias de San Juan Bautista y de San Gregorio de Telde ofrecen la oportunidad de admirar y comparar dos de los sanjosés salidos de la mano de Luján Pérez. Si tiene tiempo, en la zona aún puede compararlos con otros del autor que se encuentran en la parroquial de Ingenio y en la de Agüimes.

Datos útiles

Horario de misas: días laborables a las 17.10 horas; víspera de fiesta, a las 19.00 horas; días festivos, 08.30, 11.00 y 19.00 horas. Horario de archivo parroquial: lunes y viernes de 15.00 a 18.00 horas; miércoles de 09.00 a 12.00 horas. Casa Parroquial: Calderín López, 17. Teléfono +34 928 690 202 . Fiesta de San Gregorio Taumaturgo: 17 de noviembre

Alojamiento

Si necesitas alojamiento en la zona, aquí tienes una relación de hoteles para vacaciones en Telde.

Más información

– DíAZ MARTÍN, Dimas: ‘Génesis de la Parroquia de San Gregorio de Telde‘. Las Palmas de Gran Canaria, 1988.

– GONZÁLEZ PADRÓN, Antonio: ‘Noticias del Archivo Parroquial de San Gregorio Taumaturgo de los Llanos de Telde‘ Vicepresidencia del Gobierno de Canarias. Telde. 1990.

– HERNÁNDEZ BENÍTEZ, Pedro: ‘Telde y sus valores arqueológicos, históricos, artísticos y religiosos‘. Telde, 1958.

– MARCO DORTA, Eduardo: ‘Planos y dibujos del Archivo de la Catedral de Las Palmas‘. El Museo Canario. Las Palmas de Gran Canaria, 1964.

Iglesia de San Gregorio Taumaturgo

Dependencias y retablos

A. Retablo de la Inmaculada Concepción. B. Retablo de Santa Rosalía. C. Calvario. D. Capilla mayor. E. Sacristía. F. Retablo mayor. G. Capilla del Santísimo. H. Retablo del Perpetuo Socorro. I. Retablo del Carmen. IMÁGENES Y OTROS OBJETOS. 1. Cruz de los Jesuitas. 2. Vía Crucis. 3. Candelabros. 4. Inmaculada Concepción. 5. San Francisco de Asís. 6. San Antonio María Claret. 7. Confesionarios. 8. Portada sur. 9. San Expedito. 10. Santa Rosalía. 11. Niño Jesús de Praga. 12. San Blas. 13. Santa Lucía. 14. Crucificado. 15. Santa María Magdalena. 16. San Juan Evangelista. 17. Dolorosa. 18. Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. 19. San Gregorio Taumaturgo. 20. San José. 21. Crucificado. 22. Sagrario. 23. Sagrado Corazón de Jesús. 24. San Antonio de Padua. 25. Cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. 26. Virgen del Carmen. 27. Santa Rita. 28. Santa Teresa. 29. Pila bautismal. 30. Coro alto. 31 Alfiz. 32. Cortinaje. 33. Cúpula. 34. Reloj.

Interior de la Iglesia de San Gregorio Taumaturgo de Telde

Vista aérea de la Iglesia de San Gregorio de Telde

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (102 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: