Anuncios
No te lo puedes perder

El Cristo que resucitó en Tejeda de debajo de unas losetas

El viejo Cristo de la antigua Iglesia de Nuestra Señora del Socorro de Tejeda en Gran Canaria cuelga sin cruz en el lado de la Epístola del templo. Solo. Como descolgado. Nunca mejor dicho. La imagen suele pasar desapercibida para mucha gente que visita la iglesia. Y eso que es parte de la pequeña gran historia de Tejeda. Una de esas historias que nos gusta que nos cuenten.

El Cristo colgaba en su cruz en la primera Iglesia del Socorro, la que fue fundada en 1648. Un templo de estilo mudéjar, sencillo, con paredes albeadas de blanco, con su techo a dos aguas, sellado con tejas árabes, con su espadaña para las campanas y su artesonado de madera. No muy diferente de otras iglesias antiguas canarias.

Cristo de Tejeda

Cristo de la Sangre de Tejeda.

La iglesia ardió por los cuatro costados en agosto de 1920. Se dice que un monaguillo prendió unas telas con la llama de una vela y que el fuego saltó a la madera.

El niño se dice también que, en vez de llamar a alguien para sofocar el fuego, corrió del susto para su casa. En la década de 1980, aquel niño, convertido en anciano, aún era reconocido en Tejeda como el que le pegó fuego a la iglesia de Tejeda.

Con el incendio, desapareció la talla de un San Miguel, obra que se cree del imaginero guiense José Luján Pérez (1765-1815) y otras 14 figuras, 6 cuadros al óleo y 14 viacrucis.

Piezas, algunas de ellas, donadas por indianos tejedenses que las remitieron desde América. Entre las desaparecidas figuraba nuestro Cristo de la Sangre de Tejeda del siglo XVII del que todo el mundo se olvidó hasta que ‘resucitó’.

Aparición

Ocurrió que, cuando se procedía al desescombro del templo en la década de 1930 para reconstruir la iglesia, apareció la imagen del Cristo enterrada en el suelo, en el lugar que hoy aparece marcado con una cruz con losetas de diferentes tonos.

Suelo de la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro de Tejeda

Lugar donde apareció el Cristo.

El párroco probablemente dio sepultura a la imagen en tanto que ya no se podía exponer porque las llamas la había dejado como se la puede ver hoy. Con la madera abierta por el calor, sin color y con las extremidades reducidas a menos que muñones.

Una acción, que, en cualquiera caso, era típica de épocas pasadas. Las imágenes que dejaban de estar ‘decentes’ para ser expuestas se guardaban, se restauraban, se regalaban a otras iglesias menores o se enterraban porque, según la mentalidad dominante, seguían siendo representaciones sagradas, más allá de su estado. Y más este Cristo que había pasado por la fatalidad de descomponerse abrasado.

La sorpresa por el descubrimiento debió ser mayúscula y más en un pueblo en el que, en aquellos tiempos, pasaban pocas cosas y muchas menos que movilizaran el interés y la devoción popular.

La sorpresa, movida en el sentir de la gente que debió ver la ‘resurrección’ del Cristo como una especie de milagro, hoy la podemos ver reflejada en el documento apergaminado que se sitúa a los pies del Cristo y que recoge el relato del descubrimiento fortuito. Un evento singular que queda subrayado por la firma de todas las personas que tuvieron relación con el hallazgo. Albañiles, jefe de obra, peones, vecinos de Tejeda

Si quieres ver el Cristo de la Sangre de Tejeda, que perteneció a la cofradía del mismo nombre y que resucitó tras ser olvidado de entre losetas chamuscadas; lo tienes fácil. El templo está en el centro de Tejeda.

Más referencias. Los teléfonos de la parroquia son el +34 928 666 011 y el +34 928 666 153. El de la Oficina de Turismo de Tejeda es el +34 928 666 189.

Y lo último, si buscas alojamiento para grupos en Tejeda Gran Canaria, para descubrir el interior de Gran Canaria y conocer el patrimonio de Tejeda, aquí te paso una referencia, < clica en el enlace.

Vista aérea de la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro de Tejeda

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: