Anuncios
No te lo puedes perder

La Cueva de Belmaco, un susurro del pasado

El Parque Arqueológico de la Cueva de Belmaco es una llave. Sí, para abrir y conocer el mundo de los benahoaritas, los aborígenes originarios de La Palma. El parque comprende un conjunto de casi una veintena de cuevas y abrigos conectados entre sí que fueron el hogar de una gran comunidad. Y, lo mejor, una estación de grabados rupestres, que, es cierto, ha generado todo tipo de interpretaciones sobre su significado. Si es verdad lo que dicen de que las piedras hablan, la Cueva de Belmaco es, para mí, una voz muy profunda que nos susurra desde el pasado.

La Cueva de Belmaco fue descubierta en el siglo XVIII, en los tiempos en los que la ciencia empezaba a adquirir los hábitos y la coherencia para explicar el mundo que hoy se le supone. Fue el primer yacimiento arqueológico que se descubrió en el Archipiélago Canario.

Cueva de Belmaco Zyance

Vista general de la cueva principal.

El entorno es hoy Monumento Histórico Artístico (1984) y tiene la categoría de Monumento Biosphere Discover. El Parque Arqueológico de la Cueva de Belmaco abrió sus puertas en 1999 después de realizar obras de acondicionamiento y restauración.

Las cuevas, o cabocos, como se llaman a las cavidades naturales en La Palma, pertenecieron al cantón aborigen de Tigalate, y fueron ocupadas de manera continuada a lo largo del tiempo. Una leyenda que podría tener visos de cierta autenticidad dice que fueron morada de dos de los jefes aborígenes de la comarca. Los hermanos Juguiro y Garhagua.

En su momento, en una de las cavidades, apareció un cuerpo enterrado que, para los especialistas, vendría a dar al lugar un significado mágico y religioso. Algo que reforzaría la presencia de los grabados. Unos grabados en los que abundan los motivos geométricos con círculos concéntricos y que se relacionan con el agua. Los círculos, unos dentro de otros, serían la representación de las aguas remansadas cuando algo cae en ellas. 

Cueva de Belmaco Frank Vincentz 3

Inscripciones rupestres.

Las ondas vendrían a ser una analogía de las aguas dulces encharcadas, necesarias para la vida de la comunidad y del ganado, y su representación un gesto propiciatorio dentro de la lógica: desear, componer una imagen relacionada para exponerla a la vista de las deidades y producirse lo deseado. Los grabados de las piedras serían algo así como reclamos de atención solicitando lluvias que en La Palma son muy habituales en las cercanías de cursos de agua, de nacientes o de manantiales.Una visión reduccionista o simplista de los grabados es la que asegura que sólo son ‘carteles’ que señalan lugares donde beber y abrevar.

Otros autores prefieren interpretar los grabados en clave astronómica. Vinculándolos a cultos al sol y a la luna y con eventos del cielo relacionados con los solsticios, los que indican los tiempos de las llegadas de las estaciones secas y húmedas en Canarias, muy importantes para adelantarse al estado de los pastos en una sociedad pastoril tan dependiente de las condiciones medioambientales como la de los benahoaritas palmeros.

Cuevas y piedras

La cueva principal tiene una longitud de unos 35 metros, la abertura unos diez metros de altura y su orientación sigue una línea imaginaria que va de sur a sureste. La primera piedra fue descubierta en 1752 por Domingo Van de Walle (1720-1776), comandante militar de Gran Canaria, por pura casualidad, y las otras dos, a finales del siglo XX.

Cueva de Belmaco Mataparda

Interior de la Cueva de Belmaco.

Cuando se iniciaron las primeras catas arqueológicas, se descubrió que la acumulación de sedimentos en la que había que trabajar tenía un espesor de cuatro metros. En el entorno de la Cueva de Belmaco, se han descubierto otras cuevas funerarias, como la de la del Roque de la Campana que confirman, punto por punto, la estratigrafía hallada en el suelo de Belmaco.

Más datos. En 2013, se hallaron trazas de presencia y usos aborígenes en lugares en los que nunca se habían realizado prospecciones. Un estudio en profundidad de la zona ha permitido saber que las cuevas de habitación (habitadas y habitables) suman una docena, que también hay cinco asentamientos pastoriles, junto a la referida cueva de enterramiento.

Los grabados rupestres de la Cueva de Belmaco representan, además de motivos geométricos con círculos concéntricos, otros con forma de espirales y aun un grupo con líneas sinuosas que forman meandros. Todos estos motivos están tallados con la técnica del picado sobre cuatro grandes piedras en las mismas cuevas. Se trata de motivos que son muy comunes a los de otras estaciones de grabados de La Palma.

Cómo llegar y otros detalles

El Parque Arqueológico de la Cueva de Belmaco está situado en el Barranco de las Cuevas. Se encuentra a 7 kilómetros de la Villa de Mazo, tras pasar el casco urbano, y en la zona de Lomo Oscuro, en la Carretera General del Sur, la LP-2, la carretera Santa Cruz de La PalmaFuencaliente. Por la zona, discurren varias rutas para hacer senderismo en La Palma.

Paneles explicativos y un recorrido circular dentro del recinto del Parque Arqueológico de la Cueva de Belmaco, permite apreciar con detalle todos los elementos de interés del conjunto. El enfoque explicativo de la exposición es didáctico, ofreciéndose información detallada sobre el funcionamiento y usos de molinos de mano, de punzones o de elementos cerámicos encontrados en el sitio.

El museo no sólo aborda la importancia del enclave aborigen desde el punto de vista arqueológico, sino que también incluye referencias al entorno medioambiental, a los animales y a la vegetación natural asociados al lugar.

La dirección postal es calle Lomo Oscuro, 32. 38738 Villa de Mazo. Teléfono +34 922 440 090. El horario de visita es, de lunes a sábado, de 10.00 horas a 15.00 horas. Los sábados, el complejo está cerrado. Cualquier solicitud de información puede realizarse a través de la dirección de correo electrónico cultura@villademazo.es. El precio de la entrada es de 2€ (2017)

Una última recomendación, una selección de alquiler de casas rurales en la palma canarias para que no dejes de estar en contacto con la naturaleza. Va por ti.

Vista aérea de la Cueva de Belmaco

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (102 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: