Anuncios
No te lo puedes perder

Ardillas morunas, las correcaminos majoreras

La historia de cómo llegaron las ardillas morunas a instalar sus reales en Fuerteventura nunca ha dejado de asombrarme. Las ardillas morunas no son originarias de la isla, proceden del vecino continente. Su presencia en la isla, en un hábitat no muy diferente al africano, está perfectamente datada.

Fue, a principios de 1965, cuando un vecino de Gran Tarajal, llegado de Sidi Ifni y encaprichado con estos animalitos, tuvo la mala fortuna de perder a una de las ardillas que tenía enjauladas. Buenooo.., la mala fortuna.., fue peor, porque a este señor no se le ocurrió otra cosa que dejar escapar a un segundo bicho. Y te lo puedes imaginar, eran un macho y una hembra. Y como suele ser cosa natural, acabaron por multiplicarse.

ardilla moruna en Fuerteventura

Las ardillas morunas proliferan por toda Fuerteventura.

Tres años después, en 1968, ya había una colonia en el Barranco del Aceituno que era la recreación de los vecinos que acudían con regularidad a verlas corretear con el reclamo de comida. Algunas ardillas fueron capturadas por la gente ávida de entretenimiento y curiosidad y para tenerlas como mascotas en casa.

Entre los años 1974 y 1975, un paisano liberó algunas en la Rosa de Catalina García (Tuineje) porque los animales se habían revelado como un peligro, eran huraños y acostumbraban a moder. También se hizo otra suelta incontrolada en Vallebrón, en La Oliva, en el norte de Fuerteventura, cuando un chico cedió ante los deseos de su madre que no estaba conforme con tener a unas ardillas morunas tan hiperactivas en casa. Así fue como empezó todo.

A mediados de la década de 1990, se localizaron algunos individuos en Gran Canaria, y, en 2006, en Lanzarote. Se dice que en el Archipiélago canario hay del orden de un millón de ejemplares, viviendo el 99% de todas, o más, en la isla de Fuerteventura.

Ciclo reproductor

ardilla moruna de Fuerteventura

Las ardillas morunas tienen un pelaje corto.

El ciclo reproductor de la ardilla moruna (Atlantoxerus getulus) comienza en el mes de febrero y, tras menos de un mes de gestación, la hembra alumbra de cuatro a nueve crías. Fíjate bien, entre el mes de mayo y el de junio, un 20% de las hembras vuelve a tener crías ¿Entiendes ahora cómo Fuerteventura se llenó de ardillas morunas?

A las ardillas morunas, se las diferencia de sus hermanas las comunes de suelo por su pelo corto, muy apropiado para vivir en zonas áridas sin protección arbórea, con pocas sombras y temperaturas altas y variables entre el día y la noche. La cola es muy característica, peluda y larga. La espalda de las ardillas morunas está recorrida por cuatro bandas, ni una más, ni una menos, de tono parduzco y oscuro.

Se trata de animales fundamentalmente gregarios y está claro que en sus clanes hay estructuras sociales bien definidas. Los hábitats preferidos en Fuerteventura son todos, se las puede ver en los jables, en alturas, en zonas llanas o cerca del mar, siempre y cuando se den condiciones para su existencia vital.

Así, prefieren proliferar cerca de la presencia humana y de sus cultivos frutales, comiendo higos, almendras, cereales o leguminosas. Entre muros de piedra, bajo las acumulaciones rocosas de los malpaíses,  en terrenos trabajados y con oquedades. También se las suele ver en barrancos alimentándose de caracoles y de huevos de pájaros.

ardilla moruna majorera

Las ardillas morunas son muy prolíficas

En cambio es una de las especies que se encuentran entre las mejores dispersoras de plantas salvajes canarias o naturalizadas, como el tuno indio, el espárrago canario o el tasaigo. Como enemigos naturales, tienen al gato doméstico, a la aguililla, al cuervo, al cernícalo y, ocasionalmente, al guirre.

Una nota de atención. Las recomendaciones de los especialistas sanitarios son muy claras, nunca hay que dar de comer a las ardillas. Son transmisoras de enfermedades, por amebas, por bacterias o por virus. Su mordedura puede transmitir la leismaniasis cutánea, el tifus murino o el Kala-azar. Así, que, verlas, pero no tocarlas. 

Sea como sea, las ardillas morunas, independientemente de su condición de animales invasores y de su peligrosidad para la salud humana, hace tiempo que forman parte del medio natural de Fuerteventura. Es fácil quedarse prendado de sus movimientos, de la osadía con la que se acercan a lo que les interesa. Las ardillas morunas son, sin lugar a dudas, las correcaminos majoreras. 

El medio natural en el que vive la ardilla moruna, tan parecido al estepario africano, es uno de los motivos por los que Fuerteventura es una isla tan especial. Si quieres conocerla, para animar una visita tipo Fuerteventura que ver en una semana ¿por qué no echas un vistazo a esta relación de hoteles en Fuerteventura? Puede ser un buen comienzo.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (102 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.
A %d blogueros les gusta esto: