Anuncios
No te lo puedes perder

Mirador del Río, Archipiélago Chinijo a la vista

El paisaje desde el Mirador del Río es una de las vistas panorámicas que recomiendo en el norte de Lanzarote. Por las vistas en sí, al Archipiélago Chinijo, por el espectáculo que supone la caída en desnivel de los Riscos de Famara y por el edificio, sí, una obra increíble del gran César Manrique.

Vista desde el Mirador del Río.

Vista desde el Mirador del Río.

El mirador acristalado se construyó sobre un emplazamiento artillero, la Batería del Río, levantado para la defensa de Lanzarote en los tiempos de la Guerra de Cuba, en 1898, cuando se temía – con razón- que la Armada de los Estados Unidos intentara ocupar algunas de las Islas Canarias. Había planes para ello, tal como confirmaron los historiadores mucho tiempo después.

Para la construcción del Mirador del Río en 1973, se excavó la roca volcánica, con lo que se ganó más espacio del que en principio ofrecía la plataforma artillera. El espacio se techó con dos cúpulas que hoy dan luz natural y parte de su identidad al mirador. Sobre las cúpulas, se añadió tierra para esconder e integrar aún más la estructura del mirador en el risco. La vegetación natural o naturalizada ha acabado por instalarse en lo alto del conjunto de forma muy armoniosa.

Ventanal y terrazas

Terraza superior del Mirador del Río

Terraza superior del Mirador del Río.

El Mirador del Río se alza a 479 metros sobre el nivel del mar y ‘a pique’ sobre el risco, como se dice coloquialmente en Canarias. Por si te lo estabas preguntando, el curioso nombre del Río se refiere a la denominación que recibe el corto trecho de agua que separa Lanzarote de La Graciosa.

El conjunto tiene grandes ventanales curvos, que parecen los ojos del mirador y que permiten la observación del paisaje independientemente del viento. El lugar puede ser especialmente ventoso.

Una terraza exterior ayuda a estar más en contacto con la naturaleza y con las sensaciones que ofrece el entorno. La terraza superior, a la que se llega por medio de una escalera de caracol, hace más visible el cuidado que César Manrique puso a la hora de adaptar la construcción al perfil alto del risco.

Lo primero que ve el visitante en el acceso de entrada es una figura, que es emblema del mirador. Representa a un ave y a un pez, al agua y al aire, elementos destacados en la experiencia en el Mirador del Río.

Riscos de Famara

Riscos de Famara.

Desde el mirador, delante, a la vista del observador, se puede ver el Archipiélago Chinijo, con la isla de La Graciosa en primer término y su núcleo principal, Caleta del Sebo. Detrás de La Graciosa, a un lado, más lejos, más cerca, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste. Debajo, se pueden distinguir las Salinas del Río, llamativas por el tono rosado de sus aguas, resultado del crecimiento de un alga que da ese color tan curioso.

Unas salinas muy antiguas que fueron construidas originalmente por los normandos a comienzos del siglo XV. Aún se distinguen los caminos que bajaban hasta los tajos y que servían para ir y venir a los gracioseros en otro tiempo desde El Río y La Graciosa.

Vista aérea de los Riscos de Famara

Vista aérea de los Riscos de Famara.

El albeado de las paredes y las cúpulas del interior, como te decía, ayudan a que la luz natural se difunda de manera equilibrada en la zona del restaurante.

Para resolver el problema de las reverberaciones acústicas que producen las formas de las cúpulas, César Manrique incluyó en el diseño un suelo rústico de madera y unos móviles decorativos con los que romper los ecos.

El Mirador del Río hay que visitarlo en días claros, por la altura y por su orientación al noreste y al influjo del alisio. Puede suceder -aunque no es muy frecuente- que se acumulen nubes, especialmente en días de otoño y de invierno.

Cómo llegar

Para visitar el Mirador del Río, hay que subir por la carretera de Ye, un pago del municipio de Haría. El mirador tiene servicio de bar y de cafetería, y está abierto todos los días de 10.00 horas a 17.45 horas. En verano, el horario se amplía hasta las 18.45 horas. El teléfono del mirador, por si lo necesitas, es el +34 928 17 35 36. El bar sirve bebidas calientes y zumos. El acceso es de pago, 4.50€ para los adultos y 2,25€ para los niños de 7 a 12 años (precios de 2016). Para los más curiosos, la terraza dispone de telescopio de monedas.

Una excursión al Mirador del Río, puede ser una manera ideal de organizar un plan perfecto con el que visitar La Graciosa. En este enlace, puedes encontrar una selección de alojamientos en la isla de La Graciosa.

Que las vistas de Famara dejen chinijos tu mejores recuerdos en miradores.

La Graciosa

Mirador del Río.

Vista aérea del Mirador del Río

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: